martes, 7 de noviembre de 2017

El mundo submarino visto desde la cámara de Rafael Fernández Jr

Esta entrevista se publicó en la Revista Acusub en el número 174
http://acusub.com/?p=2625
Texto: Mónica Alonso Ruiz y Rafael Fernández Jr
Fotos: Rafael Fernández Jr

Estamos sin duda en un gran “boom” de la fotografía submarina. En las redes sociales no paramos de ver todos los días fotografías subacuáticas de alto nivel. Es sin duda la consecuencia de la estabilización de la fotografía digital como primer salto cualitativo y cuantitativo del volumen de fotos realizadas, y de la popularización de los equipos no profesionales. Esto está llevando a que cada día aparezcan más y mejores fotógrafos subacuáticos. En los últimos meses hemos podido observar que muchos premios de certámenes de fotografía han recaído sobre un joven fotógrafo, Rafael Fernández Caballero (Rafael Fernández Jr, como se le conoce en el mundillo del buceo y de la fotografía), con el que tenemos la enorme suerte de poder conversar hoy para la el blog.


Rafael es un joven estudiante de Ingeniería de la Energía e Ingeniería en Organización Industrial que ha terminado recientemente su carrera universitaria, y que ama la fotografía en general, y no solo la submarina, la naturaleza, el deporte y el cine. Fotógrafo colaborador de Aqualung, llama la atención por su gran precocidad y por los premios que ya ha recibido.

¿Por qué decidiste comenzar con la fotografía submarina? ¿Llevabas mucho buceando? ¿Tienes antecedentes familiares de buceo/fotografía submarina? ¿Hiciste cursos o eres autodidacta? ¿Haces fotos no subacuáticas?

Desde que era pequeño he estado envuelto tanto en el mundo del buceo como de la fotografía submarina. Mi padre es fotógrafo submarino y por aquel entonces colaboraba con la revista Inmersión, y gracias a eso he crecido prácticamente con unas aletas y un cámara debajo del brazo.

¿Te dedicas profesionalmente a la fotografía?

Actualmente acabo de terminar mis estudios de ingeniería y la fotografía es mi hobby. Este fin de año me tomaré un tiempo para preparar algunos campeonatos y el mundial de fotografía, y decidiré si dedicarme profesionalmente a ello o seguir mi camino en el mundo de la ingeniería y las energías renovables.

¿Qué tipo de fotografía subacuática practicas?  
ambiente/modelo/macro/peces/invertebrados/conducta animal…

Practico todo tipo de fotografía submarina. Cualquier motivo con encanto o digno de inmortalizar me vale para querer fotografiarlo sea del tipo que sea.

Para mí la fotografía consiste en conseguir una imagen que transmita algo, bien sea una sensación de belleza, de tranquilidad, de sorpresa o bien para despertar conciencia medio ambiental. Por otra parte los campeonatos en los que suelo participar o los artículos en las revistas te obligan a intentar sacar todo tipo de fotos, bien sea para mostrar los fondos de una zona o para ceñirse a las variadas categorías de un campeonato.



¿Cuándo decidiste comenzar a presentarte a concursos de fotografía? ¿A qué tipo de concursos te presentas?

Mi padre siempre se ha movido por el mundo de los concursos de fotografía submarina. De pequeño participe con él en algunos de co-fotografo y modelo, pero siempre tuve ganas de participar en ellos como fotógrafo; más tarde en 2012 participé en mi primer campeonato y desde entonces hasta ahora no me he cansado de ellos. Y no por la competitividad o el poder ganar premios, que también importa, sino por lo que uno aprende y las bonitas amistades que se lleva uno a casa.

Los concursos de fotografía a los que me suelo presentar suelen ser presenciales o bien de tipo open (Concursos abiertos) o de tipo federativos, como son los regionales, los nacionales, y por último en caso de ser seleccionado los europeos y mundiales. En ocasiones también envío alguna foto a algún campeonato online, en los cuales me gustaría a partir de ahora participar más a menudo.

¿Cuándo comenzaron a darte premios? ¿Hubo algún salto de calidad en tu desarrollo como fotógrafo que explique el comenzar a recibir premios? 

Gracias a tener un buen maestro como mi padre y haber tenido la posibilidad de partir desde joven con un gran número de conocimientos que habría de otra manera tardado años en adquirir, desde el principio he tenido la suerte de vez en cuando de ganar algún que otro premio. En el primer campeonato que participé, un Open Internacional en México, quedé para mi sorpresa segundo; aunque en los primeros años era claramente mucho más difícil conseguir grandes premios quedando alguna que otra vez en las últimas posiciones.

Ha sido sobre todo en los últimos años, gracias a la experiencia, a entrenar más horas y buscar nuevas técnicas, cuando he notado un salto en cuanto a los campeonatos y a la fotografía en general.




A pesar de lo que pueda parecer, se notan mucho las horas de agua, tanto como en cualquier otro deporte, y las horas de entrenamiento. Por lo que tal vez ese es el factor más determinante para dar el salto.

¿Qué premios has recibido? ¿Cuál es el más importante? ¿Cuál es el premio al que tienes más cariño?

Algunos de los premios más importantes han sido las victorias en el campeonato de Europa y en el de España en 2016, en el Open de Cabo de Palos de 2016, en los Open de Invierno Ictinio en 2013 y 2016, en el 1er Open Fotosub Online FMDAS 2016; o algún segundo puesto como en el campeonato de España de 2015 y en el Open Internacional Dressel Divers en Cozumel 2012; así como otros premios a mejores fotos en otros campeonatos de diversa índole.

El premio más especial sin duda fue el del campeonato de Europa de fotografía submarina. Fue la primera vez que me seleccionaba la federación para un campeonato de este tipo y  no solo tuve la suerte de ganar si no que me lleve 4 oros y una plata de las 5 categorías que había, por lo que no solo fue un campeonato inolvidable, sino un triunfo muy emotivo.

¿Cuál es tu sueño como fotógrafo?

Como fotógrafo mi sueño principal es hacer un trabajo que guste a la gente, que llame la atención o que sea emotivo, y por supuesto que llegue al mayor número de personas, para dar a conocer las maravillas que debemos de proteger en nuestros mares.

A nivel práctico y en relación con lo anterior, ganar el próximo mundial en Baja California para el que he sido seleccionado; y como no, ganar algún prestigioso concurso como el Wildlife Photographer of the Year  o publicar en revistas como National Geographic.



¿Cuál es tu ídolo o modelo a seguir en fotografía submarina?

Algunos de mis ídolos son fotógrafos como Brian Skerry o Paul Nicklen, los cuales trabajan para National Geographic, o leyendas como David Doubilet. Pero siempre se tienen modelos a seguir y más cercanos como para mí han sido Francis Perez, David Barrio, Carlos Minguell y por supuesto muchos compañeros cuyas fotos me siguen dejando boquiabierto.

¿Tienes publicaciones? ¿Cómo difundes tu trabajo?

Recientemente estoy empezando a colaborar con la revista Buceadores, en la que junto a mi padre hemos sacado 2 artículos en los 2 últimos números, sobre Costa Rica y Faial; y una portada en el penúltimo número.

Algunas de mis fotos las comparto en Instagram (@rafafdezjr) mayormente o Facebook, y actualmente estoy trabajando en una página web que espero tener pronto lista.

Explícanos si estás pensando en ampliar tu campo de actividad en la fotografía submarina (nuevos tipos) o paso al video submarino.

Debido principalmente a los campeonatos de fotografía, uno está siempre pensando y entrenando para poder sacar cosas diferentes o nuevos tipos de foto que puedan llamar la atención usando tanto nuevas técnicas fotográficas como diferentes efectos.

Respecto al vídeo submarino es un mundo que siempre me ha llamado la atención, pero sin duda alguna es “otro mundo” muy diferente a la fotografía. Probablemente en un futuro quiera mostrar la belleza submarina de una manera diferente o desde otra perspectiva, y sin duda alguna el vídeo submarino es una opción muy interesante para ello.

¿Crees que es importante que el fotógrafo submarino tenga conocimientos de biología marina? o ¿se van adquiriendo según se hacen fotos y se va estudiando?. O por el  contrario, antes de hacer fotos es preciso tener conocimientos de biología marina.

Saber sobre biología marina, no solo para la fotografía, es una de las formas de descubrir y poder disfrutar de los buceo de una manera diferente y mucho más interesante.

En la fotografía es un punto clave, ya que conocer los tipos de especies que habitan en un tipo de alga o un tipo de roca concreto puede servir para encontrar de una manera fácil especies que de otra forma pasarían desapercibidas ante nuestros ojos. Sin duda alguna tener una cámara entre manos es una manera para aprender más al respecto, tanto por curiosidad sobre lo fotografiado como por el interés de poder fotografiar más cantidad, especies de mayor rareza o belleza. Mi recomendación por tanto es que para poder fotografiar detalles cada más interesantes, una de las mejores formas es conocer sobre biología marina.


¿Te consideras conservacionista? ¿Crees que todos los que nos sumergimos debemos  serlo? ¿Los fotógrafos en particular?

Uno de los objetivos principales para mí de la fotografía es su carácter conservacionista, ya que quiero dar a conocer a la gente las bellezas del mundo marino para que así las respeten y se protejan.


Y todos los buceadores sin duda debemos serlo, ya que somos los embajadores del mar y los únicos que podemos contar lo que vemos y porque además debemos tener el menor impacto posible, en especial los fotógrafos que muchas veces olvidamos esto y nos apoyamos en sitios donde no deberíamos, o estresamos a los animales para sacar una foto.

En tu opinión ¿qué requisitos debe cumplir un buen fotógrafo subacuático?

El primero y el fundamental es aprender previamente a bucear. Ya que no solo es muy importante controlar la flotabilidad para no dañar al medio marino; sino que sin dominar las técnicas del buceo perfectamente no es fácil coger una cámara y fotografiar. Como sabéis el buceo requiere mucha atención y práctica, pero una vez adquirida, animo a todo el mundo a coger una cámara más o menos modesta y aventurarse, ya que cambia por completo la perspectiva del buceo.


¿Es muy importante el equipo para ser un buen fotógrafo?

El equipo es un factor importante, como en todos los deportes. No obstante según mi experiencia prima más el fotógrafo. Teniendo uno o dos flashes y una compacta, una sin espejo o una réflex de un nivel aceptable, se pueden sacar fotos de un altísimo nivel sin apenas ver la diferencia. A día de hoy se pueden ver participantes de concursos con modelos más antiguos que no quieren cambiar ya que conocen a la perfección y otros con los últimos modelos que no saben aprovechar. Pero con la tecnología actual y el retoque fotográfico las posibilidades son muy amplias y esto está permitiendo que a día de hoy se vean más a menudo buenas fotos submarinas.

El equipo de buceo también es importante y contar con una buena marca con la que sepas que puedes ir cómodo y seguro, como en mi caso con Aqualung, facilita las cosas considerablemente.

En muy pocos años el mundo de la fotografía submarina ha cambiado muchísimo, especialmente por la mejora en los medios y la popularización de los equipos. ¿Cómo ves tú la evolución futura de la fotografía submarina?

Yo creo que la evolución futura más que mejorar en calidad será sobre todo una mejora en cuanto a tamaño, manejabilidad y facilidad. Las sin espejo a día de hoy ya han pisado los talones a algunas réflex y las compactas cada vez lo están más cerca. Es cuestión de tiempo que nos podamos sumergir con una única cámara compacta, incluso resistente al agua sin carcasa, y obtener la misma calidad que con una réflex.


¿Cuáles son tus próximos retos o eventos y campeonatos?

Próximamente tengo en mente y estoy preparando importantes eventos, cursos y campeonatos.

Mis proyectos más próximos son a finales de noviembre el mundial de fotografía submarina en la Paz, en México, que será sin duda difícil pero intentaremos ir a por todas. Y nada más volver, en diciembre, el Open Internacional Fotosub de Cabo de Palos.

Desde principios de 2018 mis proyectos irán más enfocados tanto a dar charlas como cursos de fotografía y a sacar fotografías para distintos clubs de buceo, como Haliotis en Santa María en Azores.

A falta de cerrar fechas realizaré un workshop fotosub en el mar rojo y otro en Anilao, Filipinas. Además daré alguna que otra charla en España. En mi cuenta de Facebook e Instagram iré informando de todo para quien se quiera apuntar.


Es muy gratificante poder hablar con una persona joven tan entusiasta y tan llena de proyectos, con ganas de seguir mejorando y llegar a lo más alto en la fotografía submarina. Y además que nos anime a coger la cámara para ver el buceo desde otra perspectiva. Sin duda seguiremos de cerca a esta gran promesa, que sin duda nos dará muchas alegrías en el futuro no muy lejano. 

¡Muchas gracias Rafa!

martes, 24 de octubre de 2017

MANTAS EN MALDIVAS

Este artículo se publicó en la revista Acusub en el número 172: www.acusub.com
(Parte de este artículo se publicó en este blog)
Texto: Mónica Alonso Ruiz
Fotos: autores indicados


Hace un tiempo escribí en este blog dos artículos sobre mantas: uno general y descriptivo sobre ellas y otro sobre cómo y dónde bucear con ellas. Estos animales me fascinan y de nuevo he tenido la oportunidad de bucear con ellas en Maldivas, en los atolones de Rashdoo y en el de Ari Sur. Tuvimos la suerte de contemplar una de las dos especies de mantas, la de arrecife (Manta alfredi). Sin duda Maldivas es el lugar perfecto para poder bucear con estos animales tan atractivos.

En este artículo vamos a incidir en las características de las dos especies de mantas, en sus diferencias con las mobulas, y vamos a describir la experiencia del buceo con ellas en las estaciones de limpieza de Maldivas.
Foto: Luis Abad

Los mobúlidos

Los mobúlidos son una subfamilia de elasmobranquios (grupo que engloba tiburones y rayas), de esqueleto cartilaginoso y pertenecen al orden de las rayas. Pertenecen a la familia de los miliobátidos, dentro de los cuales se encuentran también las águilas marinas, y se caracterizan por ser especies pelágicas, a diferencia del resto de rayas, que son bentónicas o de fondo. Esta subfamilia presenta dos géneros: Mobula, con 9 especies, también llamadas mantas diablo, y Manta, con dos especies. La característica distintiva común de los mobulidos es que son peces filtradores con un sistema de alimentación específico (los peines branquiales) que utilizan para extraer el plancton del agua. A diferencia de la mayoría del resto de las rayas no poseen aguijón venenoso en su cola.

Nota: después de la publicación de este artículo en Acusub se ha conocido la existencia de nuevos datos en la filogenética de mantas y mobulas:
Según el artículo publicado en “Zoological Journal of the Linnean Society” el género Manta dejará de existir y la familia Mobulidae tendrá únicamente el género Mobula. Por lo tanto las especies de Mantas o ex-Mantas (Manta alfredi y Manta birostris), desde ahora se llamarán Mobula alfredi y Mobula birostrisEsto sucede porque los autores analizaron la secuencia del DNA desde el genoma mitocondrial  y han llegado a la conclusión que los caracteres morfológicos como por ejemplo la boca terminal del ex Género Manta, son derivados del Género Mobula, y están muy emparentadas con M. mobular y cercanos a M. tarapacanaOcurre pues que ya no hay mantas y sólo hay 8 especies de la Familia Mobulidae y no 11 como se creía anteriormente. 
Estos animales dejaron de habitar los fondos marinos al desarrollar sus potentes aletas pectorales para permitirles nadar largas distancias y sumergirse a grandes profundidades. Se cree que aparecieron hace unos 5 millones de años, muy poco tiempo si se compara con la aparición de sus primos, los tiburones, hace 400 millones de años.

Mobulas y mantas

Aunque parezcan animales similares, las diferencias entre mantas y mobulas son muy evidentes. En primer lugar está la posición de la boca, en la parte frontal en las mantas y en la parte ventral en las mobulas. Con esto ya somos capaces de diferenciar una manta de una mobula a simple vista. Pero hay más diferencias: los lóbulos cefálicos, esos apéndices que utilizan para encauzar el plancton en su camino hacia la boca son mayores en las mantas que en las mobulas. Además las mobulas tienen una cola más larga pero el tamaño máximo de su cuerpo es más pequeño en las mobulas en general, pudiendo llegar la especie mayor (Mobula mobular) hasta 5 m de envergadura  y la más pequeña (Mobula egoodootenke) hasta 1,1 m, y pudiendo alcanzar las mantas, las de arrecife unos 3 o 4,5 m y las gigantes hasta 7 m de envergadura medidos como distancia entre las puntas de sus alas.

Las mobulas reciben varios nombres, rayas diablo, mobulas voladoras o rayas voladoras, por su propensión a saltar fuera del agua, a veces de manera espectacular. A pesar de ello son muy poco conocidas por los científicos. Las mantas están también poco estudiadas, pero gracias a los estudios de Marine Megafauna Foundation, algo más se sabe de ellas.

En cuanto al tamaño de su cerebro y a la posible correlación con su inteligencia hay un estudio reciente que ha descubierto que las mantas y mobulas tienen la mayor relación entre la masa cefálica y el tamaño del cuerpo de todos los elasmobranquios, comparable a algunos peces y mamíferos. De ello parece derivarse que tienen gran maniobrabilidad y habilidades cognitivas y sociales. Algunos buceadores han descrito situaciones de mantas cooperando y que aceptan o incluso piden ayuda de los buceadores para ser rescatadas de redes.

Mantas gigantes y de arrecife

Dejando aparte las mobulas, que como ya hemos dicho son más desconocidas que las mantas, vamos a explicar ahora algunas características de las dos especies de mantas. Hasta 2009 se creía que eran la misma especie Manta birrostris, y fue precisamente Andrea Marshall, la mayor experta de mantas y líder de Marine Megafauna Foundation, la que dio las claves para la separación en dos especies: la manta gigante (Manta birrostris) y la manta de arrecife (Manta alfredi).

Se pueden encontrar ambas especies en aguas tropicales y cálidas del mundo: sus distribuciones son parecidas pero las mantas de arrecife se suelen encontrar en aguas superficiales y costeras, y se cree que realizan pocas migraciones (aunque se siguen haciendo estudios que incluso muestran migraciones más largas de lo que se creía). Las mantas gigantes son mucho más migratorias, y se acercan a las costas cuando se producen surgencias de plancton desde el fondo marino. Se las conoce menos pues se tarda muchos años en volver a ver ejemplares registrados en un punto, y por su naturaleza esquiva y migratoria.

Hay varios aspectos externos que las diferencian, aparte del tamaño mucho más grande de las gigantes, que pueden alcanzar hasta 7 m de envergadura. La primera diferencia reseñable es la presencia de una espina caudal en el inicio de la cola en la especie gigante y que no está presente en la de arrecife.

Espina tras la aleta dorsal en mantas oceánicas y ausencia en las de arrecife
Foto: cortesía de Emperor Divers

La coloración dorsal también es diferenciadora de ambas especies, teniendo la manta gigante una línea ancha grande y marcada longitudinal, que no es ten marcada en la manta de arrecife.

Variaciones en la coloración dorsal en Manta birrostris
Foto: cortesía de Emperor Divers

Variaciones en la coloración dorsal de manta de arrecife
Foto: cortesía de Emperor Divers

También la coloración ventral, más clara que la ventral (salvo los morfotipos totalmente negros) presenta diferencia entre ambas especies. Parece que las manchas se concentran más en la última hendidura branquial, siendo más grandes en las mantas gigantes. Y también las mantas gigantes tienen una coloración más oscura en la parte posterior del rombo de su cuerpo.

Variaciones en la coloración ventral en ambos tipos de mantas
Foto: cortesía de Emperor Divers

Y ya finalmente, vamos a explicar cómo se distinguen los ejemplares machos y hembras, no solo de mantas, sino en todas las rayas y tiburones. Los elasmobranquios tienen dos penes, que se llaman claspers o pterigopodios, y que son modificaciones de las aletas anales. Por ello, distinguir el macho de la hembra es tan sencillo como mirar las aletas anales y ver los claspers. Tratar de distinguir el sexo es una actividad divertida que podemos realizar cuando disfrutamos de la presencia de estos animales en las estaciones de limpieza.
Manta hembra
Foto: cortesía de Emperor Divers

Manta macho
Foto: cortesía de Emperor Divers

Buceo con mantas en Maldivas

Las dos especies de mantas (Manta birrostris o gigante y M. Alfredi o de arrecife) suelen frecuentar las estaciones de limpieza de los arrecifes. Estas “estaciones de servicio” son partes del arrecife donde viven peces limpiadores, que literalmente se ocupan de la limpieza de tiburones, rayas y peces óseos. ¿Cómo lo hacen? Pues eliminando los parásitos, piel muerta, bacterias y mucosidad de la piel y de las branquias de estos animales: incluso se internan en sus bocas para realizar esa labor. Este proceso de limpieza es un ejemplo de simbiosis o mutualismo: lo que significa que ambas partes (la manta y el pez limpiador) se benefician de la interacción. La limpieza ayuda a mantener la salud de las mantas pues los peces limpiadores eliminan los parásitos que viven en su piel y limpian la piel dañada de sus heridas. A la vez, el pez limpiador se beneficia por la obtención de alimento gratis.

Foto: Luis Abad

Hay una gran variedad de peces limpiadores: los más conocidos son los lábridos, pero también los mariposas, las damiselas, los gobios y los peces ángel. Según estudios de Marine Megafauna Foundation para evitar la competencia entre especies, los peces limpiadores se especializan en diferentes zonas del cuerpo de la manta. Por ello los lábridos Labroides dimidatus y Labroides bicolor suelen limpiar el interior de sus bocas y alrededor de las hendiduras branquiales, mientras que otro lábrido, Thalasoma lunare se ha especializado en eliminar los copépodos de la parte ventral de las mantas.
Labroides dimidatus
CC Karelj

Labroides bicolor
CC Rainer Kreetberg


Thalasoma luna
CC Leonard Low
Las mantas exhiben unos comportamientos específicos cuando visitan las estaciones de limpieza. Según se acercan, reducen su velocidad y cuando están en la zona de limpieza pueden mantenerse apenas sin movimiento o nadar en forma de lazo (loop) por encima del arrecife. Suelen tener la boca ligeramente abierta, con las hendiduras branquiales abiertas y los apéndices cefálicos desplegados, facilitando la entrada de los peces limpiadores. Estas posturas específicas indican el deseo de la manta de ser limpiada. Las mantas hacen una serie de pasadas consecutivas por encima de la estación de limpieza.

Se ha observado que las mantas pasan periodos relativamente largos en las estaciones de limpieza. Los estudios de Marine Megafauna Foundation indican que una manta puede pasar al menos 2 horas en dichos lugares, habiendo visto ejemplares que pasan allí casi 8 horas. Las mantas muestran lo que se denomina “fidelidad a cierta estación de limpieza”, lo cual significa que un mismo ejemplar vuelve sistemáticamente al lugar de limpieza preferido durante largos periodos de tiempo.

Debido a que son lugares fijos en el arrecife, las estaciones de limpieza son lugares predecibles para el encuentro con mantas por parte de científicos y buceadores, tanto con equipo autónomo como con tubo y aletas. En estos lugares los buceadores deben seguir un cierto código de conducta, que se  diseña para evitar alteraciones en la conducta natural de las mantas, sin interrumpir el proceso de limpieza. La idea es mantenerse inmóvil en la parte baja del arrecife, sin nadar alrededor de las mantas, y lo suficientemente alejados para no afectar a los peces limpiadores.

Recientemente he podido asistir a un par de estaciones en Maldivas, ambas eran dos pináculos en un arrecife, donde se situaban los limpiadores y las mantas (M. Alfredi) acudían grácilmente al encuentro de sus pequeños cuidadores. El primer lugar, llamado Madi Gaa, se trataba de un pináculo en el centro de un canal en el atolón de Rashdoo. Las condiciones eran ideales: sin corriente, con buena visibilidad y un fondo de arena a unos 12-14 m de profundidad. Acudieron 8 ejemplares, casi todos hembras y el espectáculo fue inmejorable, con una inmersión de casi 70 minutos enteramente con los buzoa situados de rodillas en la arena.
Foto: Luis Abad

Foto: cortesía de Emperor Divers

El segundo lugar, en Moofushi Thila, se trataba también de un canal de un atolón, con un promontorio en una curva del canal, donde estaban las mantas. La profundidad del fondo era mayor y estaba recubierta de coral, por lo que la observación de las mantas se hacía más complicada. Nos indicaron la prohibición de apoyarnos en el coral y utilizamos nuestros ganchos de corriente para posicionarnos en el arrecife. La visibilidad no era tan buena y lo que es peor, había varios barcos de buceo, por lo que la zona estaba atestada de buceadores. Aún así pudimos disfrutar del espectáculo de varias mantas enormes y alguna pequeña. Una de las mantas tenía un enorme bocado de un tiburón en su aleta.
Foto: cortesía de Emperor Divers

Según Manta Trust, en Maldivas las mantas tienen pocos depredadores y suelen mostrar ocasionalmente algún bocado de algún tiburón tigre y un estudio de la población revela que solamente el 10 % de los ejemplares mostraban marcas de depredación. En otros lugares como en Mozambique la presencia mayor de tiburones grandes hace que las mantas tengan más marcas de bocados que en Maldivas.

En la foto se aprecia el gran bocado de un tiburón que presenta esta manta
Foto: Jordi Centell
También se ha observado la asombrosa capacidad de regeneración de las aletas que han sido mordidas. Sin embargo, los mordiscos más graves que afectan al cuerpo de las mantas o a los extremos de sus aletas, no permiten la regeneración de la parte cartilaginosa de las mismas. Se ha observado también que las mantas afectadas por mordiscos pasan más tiempo en estas estaciones de limpieza, posiblemente para ayudar en su proceso de regeneración.

Foto: Luis Abad


Lo que más me llamó la atención de este segundo lugar de limpieza que visitamos fue sin duda la gran afluencia de buceadores, algunos muy poco respetuosos con el arrecife. La gran presencia de barcos pasando y buceadores en el agua sin duda afectaban claramente a estos animales en sus momentos de delicados cuidados. Es claro que si estas actividades de buceo en estaciones de limpieza no se realizan con cuidado no será posible en el  futuro conservarlas y poder disfrutar de ellas, y lo que es peor, posiblemente empobrecerá la salud de las mantas de la zona.

La gran afluencia de buceadores y su mal posicionamiento dañan el arrecife
Foto: Jacobo Pérez

No es fácil bucear con mantas gigantes en Maldivas, al menos en los circuitos habituales. Parece que el atolón de Hanifaru es un punto de concentración de mantas gigantes. Allí trabaja Guy Stevens con estos animales, y ha podido identificar más de 2000 ejemplares diferentes. Este es uno de los lugares donde Andrea Marshall pudo identificar esta especie, que ya había podido ver en Mozambique, e incluso pudo etiquetar alguno de los ejemplares y así descubrir la migración de estos animales por todo el Índico, identificando individuos de Mozambique en Hanifaru.

Sin duda Maldivas es un lugar especial para el avistamiento de mantas de ambas especies, aunque haya que salirse de los circuitos comerciales habituales para poder avistar mantas gigantes. Es una experiencia espectacular poder disfrutar de sus gráciles movimientos y de una cierta interacción con los buceadores. Yo ya sueño con volver, e incluso acercarme a Hanifaru.   

REFERENCIAS:



sábado, 16 de septiembre de 2017

¿Dónde están los tiburones? El estudio de su distribución y los sistemas de rastreo y etiquetado

Texto: Mónica Alonso Ruiz
Este artículo se publicó en el número 163 de la Revista Acusub
http://acusub.com/?p=2215

Las primeras preguntas que te hace cualquiera cuando le hablas sobre tiburones es ¿dónde suelen moverse?, ¿se acercan a la playa?, ¿en España hay tiburones? Resulta que esas son las cuestiones sobre las que llevan estudiando los biólogos desde que conocen de la existencia de estos animales. Sabemos que hay más de 500 especies de tiburones, y que en un grupo tan grande, hay tiburones migratorios y hay otros que se limitan a moverse localmente en determinadas zonas. ¿Dónde están y cómo se distribuyen en el océano? Pues en realidad es muy desconocido, especialmente para algunas especies.

Rango geográfico o de distribución de una especie

Se pueden encontrar tiburones en todos los océanos del mundo, pero no se pueden encontrar todas las especies en todos los lugares donde hay tiburones. Algunas especies tienen distribuciones muy globales, mientras que otras se localizan en zonas muy concretas.  Los biólogos llaman rango geográfico o de distribución a la zona donde se puede encontrar a esta especie. Ello significa que en esa zona las condiciones, temperatura del agua, profundidad, existencia de comida, etc, son las adecuadas para el desarrollo de esa especie. Es en ese rango geográfico donde pueden encontrarse los diferentes individuos de la especie.

Se sabe también que la distribución de una especie puede sufrir variaciones por efecto de los movimientos migratorios, por ejemplo en respuesta a variación de la disponibilidad del alimento de la misma. El estudio detallado de la distribución de los distintos individuos dentro del rango de geográfico de una especie es todo un reto, en realidad es una especialización de los biólogos de tiburones, y estudia los patrones de conducta y los asocia a sus sistemas sensoriales, reproducción y ecología. Fascinante, ¿no? Tenemos unos océanos “llenos” de tiburones y todo un mundo por descubrir sobre ellos, porque….todo esto está aún por investigar en su mayor parte. Y sin embargo se saben muchas cosas. ¡¡Descubrámoslas!!

Para ilustrar todo esto de los rangos geográficos, podemos comparar los mapas de los rangos de distribución de dos especies muy diferentes, como uno de los peces sierra (Pristis pectinata) y el tiburón blanco (Carcharodon carcharias), y veremos que son muy diferentes:


El pez sierra Pristis pectinata
CC Georgia Aquarium. David Iliff

Rango geográfico de distribución del pez sierra Pristis pectinata
Fuente: Kaschner, K., J. Rius-Barile, K. Kesner-Reyes, C. Garilao, S.O. Kullander, T. Rees, and R. Froese. 2013. AquaMaps: Predicted range maps for aquatic species. World wide web electronic publication, www.aquamaps.org, Version 08/2013.
El tiburón blanco Carcharodon carcharias
CC Pterantula Whiteshark-TGoss5b
Rango geográfico del tiburón blanco
Fuente: Kaschner, K., J. Rius-Barile, K. Kesner-Reyes, C. Garilao, S.O. Kullander, T. Rees, and R. Froese. 2013. AquaMaps: Predicted range maps for aquatic species. World wide web electronic publication, www.aquamaps.org, Version 08/2013.

Rango geográfico del tiburón blanco

Fuente: Kaschner, K., J. Rius-Barile, K. Kesner-Reyes, C. Garilao, S.O. Kullander, T. Rees, and R. Froese. 2013. AquaMaps: Predicted range maps for aquatic species. World wide web electronic publication, www.aquamaps.org, Version 08/2013.

Como podemos ver la distribución del pez sierra se limita al Océano Atlántico, en las zonas costeras de África, Norte América y Sudamérica. Como contraste, la distribución del tiburón blanco es mucho más global, en casi todos los océanos del mundo. Es el ejemplo de una especie de rango muy localizado frente a una especie de las más cosmopolitas del océano.

Además, con el estudio a lo largo de los años, los científicos han descubierto, que, por efecto de las amenazas que se ciernen sobre estos animales, los rangos de distribución de ciertas especies hace 50 años son diferentes que los actuales. Para muestra lo tenemos muy cerca en el caso de nuestro querido angelote (Squatina squatina), cuya distribución ha pasado de cubrir todas las zonas costeras del Atlántico Norte y Mediterráneo en el pasado, a reducirse tan solo a la zona de Canarias en la actualidad.

Distribución original del tiburón ángel Squatina squatina

Para los curiosos: se pueden consultar los mapas de rangos geográficos de todas las especies en Fishbase.org.

Tras el rastro de los tiburones

Como podemos observar, la realización de mapas de distribución de las diferentes especies de tiburones es una herramienta de gran ayuda para entender dónde y cómo vive una determinada especie. Y sin embargo estos mapas no nos muestran información detallada sobre sus migraciones y los movimientos particulares de un determinado individuo: a dónde va y con qué velocidad. Para esto es preciso realizar estudios mediante el uso de etiquetas electrónicas implantadas en los tiburones, que permiten el seguimiento de algunos individuos. Con esta información se pueden establecer patrones migratorios o de conducta, para toda una población, o para toda la especie.

Actualmente existen sistemas de rastreo de tiburones que proporcionan datos en tiempo real, que incluso se trasladan a tweets del propio perfil de twitter del  tiburón etiquetado, por lo que el público en general puede hacer su propio seguimiento de un determinado individuo. Alguna vez hemos hablado de OCEARCH, esta organización que se dedica al marcado de tiburones, con gran despliegue mediático, y sobre la que se vierten muchas críticas, por los daños sufridos durante la captura y etiquetado de los tiburones, especialmente los grandes tiburones. OCEARCH tiene, además de documentales de amplia repercusión mediática, una web en la que se puede hacer el seguimiento en tiempo real de los individuos etiquetados.

En youtube tenéis un vídeo de una entrevista que se le hace al Dr. Gregory Skomal, Director de Programas y Biólogo Senior en el Departamento de Pesca de Massachusetts. El Dr. Skomal lleva etiquetando tiburones en Nueva Inglaterra durante décadas y en el video habla de las diferentes tecnologías de etiquetado y de cómo están ayudando a revelar los secretos del comportamiento de algunos tiburones, y de su biología.

El Dr. Skomal nos explica que “estamos muy interesados en los movimientos de los tiburones porque nos dan una gran idea de su hábitat, de adonde van, su ecología, y de cómo interactúan con su entorno. Y esas son cuestiones críticas que necesitamos resolver para establecer políticas de gestión de las poblaciones” Explica que “la tecnología ha evolucionado mucho en las últimas décadas. Ahora incluso ya ponemos poniendo pequeños ordenadores a los animales, para hacer el seguimiento, y monitorizamos sus movimientos tanto en la escala espacial como en la temporal”.
El Dr. Greg Skomal con una de sus etiquetas

Explica que la tecnología de etiquetado de tiburones de hace 30 años era muy sencilla, tanto como que consistía en poner una marca en un tiburón y dejarle libre. Cuando un pescador se cruzaba en su camino y recapturaba el ejemplar, si había suerte, se reportaba el dato de la etiqueta del animal capturado. En ese caso se tenían dos puntos de datos: el lugar y la fecha cuando se etiquetó el animal, y el lugar y fecha de cuando se le capturó. Y si había mucha suerte, y se etiquetaban suficientes ejemplares, y se recogían muchos datos de su captura, se podía comenzar a encajar alguna de las piezas del puzle del mapa de distribución y de los posibles movimientos de la especie. Lo que ocurría es que para muchas especies de animales, todo esto no era suficiente para poder construir el mapa tridimensional espacio-tiempo de la especie.

Greg Skomal completa su relato indicando que a lo largo de las dos últimas décadas, ya se ha podido contar con la tecnología de seguimiento por satélite. Ello es porque se han conseguido sistemas de batería y componentes electrónicos más pequeños, que les permiten obtener una importante cantidad de datos en unas etiquetas mucho más complejas. Nos detalla que una etiqueta que le gusta mucho es la etiqueta archivo, que básicamente recoge información de profundidad, temperatura, así como niveles de luz, mientras está adherida al animal. Y la que más le gusta de las etiquetas archivo es la etiqueta satelital que sale a la superficie (etiqueta pop up), es decir, que se despega programadamente del animal al cabo de un año: se coloca en el tiburón, recoge toda la información y cuando se despega y sale a la superficie, transmite todos los datos al satélite, y se los enváin directamente a él. Y con esos datos puede realizar un análisis retrospectivo tridimensional (espacio-tiempo) en un periodo amplio de tiempo de un año.
El Dr Skomal etiquetando a un tiburón blanco en la costa de Cape Cod

Explica que mucho de lo que saben sobre los tiburones blancos etiquetados cuando salían de Cape Cod (la costa de Massachussets), se debe a esta tecnología. También se ha usado en otras especies, como tintoreras, marrajos, tiburones zorro y otros tipos de peces, como marlines y peces espada. Para él es emocionante, pues se ha pasado de tener dos puntos de datos a poder recrear la trayectoria completa del animal, no solo la horizontal, sino también la vertical. Con este sistema ellos pueden saber lo que el individuo ha hecho cada día. En algunos casos los tiburones bajan a unas profundidades que no podían imaginar. Esta tecnología de etiquetado les permite conocer una gran parte de la historia natural de la población del tiburón blanco que ellos estudian: los tiburones salen de Cape Cod, y algunos de ellos simplemente van hacia Florida y vuelven, pero hay otra parte de la población que viaja hacia el centro del Atlántico, e incluso lo cruza, y cuando están por allí, bajan a profundidades de 1000 metros cada día, moviéndose en un rango de temperaturas muy grande, desde la superficie caliente hacia las aguas frías profundas.  
Para Greg Skomal esta conducta es llamativa, pues no sabían nada de ella hasta ahora. Lo que también le llama la atención, por ejemplo, es la gran expectación para el público en general, que tiene la web de Ocearch, organización con la que han desarrollado una nueva etiqueta satelital que envía datos cuando el animal está en superficie, pasando a tener una etiqueta que les permite tener datos en tiempo real, eso sí, solo cuando el animal están en superficie. Y por eso esta etiqueta debe ponerse en la parte alta de la aleta dorsal.

Explica que el impacto mediático de este estudio con OCEARCH ha sido enorme, y se puede seguir en la web los movimientos de los ejemplares etiquetados: cada vez que el animal sale a la superficie transmite al satélite, el cual calcula la posición, la pone en la web y ya es accesible al público. Estos tiburones, cada uno con su cuenta de twiter, tienen caso 80.000 seguidores.
Un momento de captura de un blanco
Foto: OCEARCH

También nos habla de los inconvenientes de este etiquetado y que en el proyecto con OCEARCH utilizan los dos tipos de sistemas. Explica que en los mapas de OCEARCH, lo que se ve en la web no es exactamente la trayectoria del animal, sino las líneas de unión entre dos puntos consecutivos en los que el animal emerge. Y también explica que el sistema de geoposicionamiento no es tan preciso como el sistema GPS, pues tiene un error mayor, que puede ser de hasta varias millas. Por eso algunas localizaciones muy cercanas a la costa realmente no lo son tanto, dado que los tiburones blancos realmente no se suelen acercar tanto. Explica que este trabajo con OCEARCH da una idea de dónde van los tiburones, pero no de lo que realmente hacen.
Seguimiento por satélite de tiburones
foto: OCEARCH

Greg destaca del trabajo realizado durante todos estos años, y la cantidad de cosas nuevas que se han aprendido de muchos tiburones, especialmente de los tiburones blancos. Y, claro, tienen planes para intentar saber más. Para él, el siguiente gran paso, sobre el que están trabajando, es el uso de tecnología que permita filmar a estos animales.

Finalmente, antes de pasar a otros proyectos de etiquetado, quería llamar la atención sobre la polémica desatada sobre el trabajo mediático de OCEARCH, al que se les acusa de poco cuidado y que las técnicas de captura de estos grandes animales son muy agresivas, y que algunos ejemplares mueren tras el etiquetado. Además se han podido ver aletas muy necrosadas como consecuencia del deterioro del enorme sistema de anclaje de la etiqueta satelital. Se les acusa de supeditar el éxito mediático al de la propia vida de los animales etiquetados. Desconocemos realmente si los daños de los que se les acusa son tan enormes, pero la cuestión es que sí nos preocupa que un proyecto con tan grandes medios económicos pueda no tener suficiente base de respeto hacia los animales estudiados.

Etiquetando tiburones en Bimini

En otros lugares del mundo también se realizan labores de etiquetado de tiburones, ya lo vimos en el artículo que publicamos sobre el tiburón ballena. Hace ya muchos años, cuando comencé a interesarme por los tiburones, pude ver en algunos documentales los trabajos del Dr. Gruber sobre la visión de los tiburones limón. Samuel Gruber es un científico norteamericano que dirige la Estación de Campo de Bimini, en Bahamas, donde lleva trabajando sobre tiburones limón desde su fundación en 1990. A finales de 2014 se publicaron resultados del estudio realizado con etiquetado de tiburones limón en la laguna de la isla de Bimini.
Tiburón limón
foto: Terry Gross

El estudio comenzó con un simple proyecto de etiquetado y catalogación de tiburones limón jóvenes en la laguna, que parecía ser una zona de cría o guardería. La elección de tipo de etiqueta fue muy importante al principio, explica el Dr. Gruber, pues se sabía que la etiqueta dardo de la NOAA (Administración Oceánica y Atmosférica Nacional de Estados Unidos) había matado al menos al 10 % de los tiburones jóvenes etiquetados, y demás afectaba gravemente al crecimiento de los que sobrevivían. Uno de sus estudiantes había hecho un estudio sobre el desprendimiento de ese tipo de etiquetas y concluyó que la etiqueta se desprendía en el 90 % de los casos.

Finalmente, en 1988 encontraron una etiqueta con una tasa de pérdida muy baja y que no tenía efectos nocivos sobre los pequeños tiburones. Se llamaba etiqueta pasiva con traspondedor integrado (PIT) y consistía en una cápsula de vidrio de tamaño el de un grano de arroz, que se inyectaba bajo la piel en la base de la aleta dorsal y quedaba allí de por vida. No necesitaba fuente de alimentación, al ser un sistema pasivo: cuando el cuerpo del tiburón se escaneaba con un pequeño lector de mano, las microodas excitan el PIT y se muestra su número de código de barras, como un escáner de supermercado.

Este sistema conlleva la necesidad de recapturar siempre al tiburón para recoger los datos de la etiqueta. Es un caso de etiqueta sencilla y de solo dos puntos de datos, en el momento de la implantación y suelta, y en el momento o los momentos de recaptura. Este sistema es muy adecuado y sencillo para el estudio local de la población de tiburones limón que entran y salen de la laguna de Bimini, con propósitos reproductores, cuando no se trata de saber más cosas sobre la conducta de los tiburones cuando salen de la laguna.

Tras un largo recorrido y numerosos vaivenes del proyecto, y más de 20 años de trabajo de la Estación de Bimini sobre tiburones limón, con técnicas de etiquetado pasivo con PIT, y con análisis genéticos de muestras de los tiburones capturados, y tras 3.500 tiburones etiquetados, han llegado a obtener un catálogo genético de toda la población de Bimini, y han establecido patrones de conducta, como  constatar que muchos de los tiburones que se etiquetaron tras casi 20 años eran descendientes de algunos ejemplares etiquetados al inicio del estudio. Ello les llevó a concluir que realmente Bimini es una estación de guardería y reproducción y que los tiburones vuelven a su lugar de nacimiento a reproducirse.

Es fascinante conocer los trabajos del Dr. Gruber y de la Estación de Campo de Bimini, donde en la actualidad se realizan tesis doctorales y estudios sobre todo tipo de tiburones, los tigres y martillos entre ellos, con todo tipo de etiquetas y técnicas. Es, podríamos decirlo así, la meca del estudio de tiburones mediante etiquetado.

Tiburones blancos en la Isla de Guadalupe

Hace un tiempo tuvimos conocimiento de los trabajos de el Dr. Mauricio Hoyos, científico mejicano, dedicado al estudio de los tiburones. Y recibimos una publicación suya sobre etiquetado y comportamiento de tiburones blancos en la Isla de Guadalupe, Méjico. En los años 2006 y 2007 hicieron un trabajo de etiquetado en cinco tiburones blancos con transmisores acústicos ultrasónicos que se colocaban al animal desde la embarcación mediante un dardo a la musculatura dorsal del mismo. El transmisor tenía sensores de temperatura y presión (para identificar la profundidad), con una vida de 10 días.
Dr. Mauricio Hoyos
foto: página de facebook de M. Hoyos

Otro sensor adicional de temperatura se introducía en el estómago del animal, habiéndolo introducido previamente en un trozo de pescado que se le ofrecía al animal. Con este sensor, cuando el animal se ha alimentado de elefantes marinos, la temperatura ascendía significativamente. La señal de ambos transmisores se recibía desde hidrófonos colocados en el lateral del barco. Cuando el barco está cerca de uno de los ejemplares etiquetados, recibe las señales de sus transmisores, registrando los datos recibidos y la posición del barco.

Durante varias expediciones a la isla, en años posteriores, realizaron otro trabajo de marcado de tiburones utilizando transmisores de mayor duración (1364 días) a 60 ejemplares en la isla. Los emisores eran parecidos a los del trabajo anterior, colocados mediante arpón desde barco o mediante buzo apneista, y eran también de ultrasonidos. Los receptores se colocaron fijos a lo largo de la costa de la isla, cerca de las colonias de pinnípedos (elefantes marinos).

El trabajo consistía en etiquetar no solo individuos adultos sino también individuos jóvenes, para intentar descifrar diferencias de comportamiento entre juveniles y adultos en su paso migratorio estacional por la isla. Como resumen de conclusiones del trabajo, diremos que los juveniles de tiburón blanco que van a la Isla de Guadalupe, desde las zonas de guardería de tierra firme, una vez que alcanzan una longitud de 1,80 m y se suelen quedar en la isla durante unos 14 meses, desde donde comienzan su primera migración oceánica cuando son subadultos, y volviendo a sus zonas de guardería y a Guadalupe entes de alcanzar su madurez sexual. Cuando están en Guadalupe se mantienen cerca de la costa y en zonas someras para evitar a los adultos, alimentándose de peces y calamares.

Hace ya un tiempo, en el facebook de Mauricio se anunció la temporada de etiquetado de tiburones toro en Quintana Roo, Méjico. Será sin duda otro trabajo interesante de este científico, del que estaremos atentos.

Etiquetado de tiburones ángel

Poco a poco vamos conociendo lugares en el mundo donde se realizan estudios de etiquetado de tiburones, y los logros que, al cabo de los años, se van obteniendo. En nuestro país, tenemos el tiburón ángel, en Canarias, reducto de supervivencia de una especie antaño con un gran rango de distribución, como hemos relatado al inicio de este artículo. Es emocionante saber que ya se están haciendo algunos trabajos de estudio de esta especie críticamente amenazada.
Tiburón ángel
foto: Michael Scholl

El etiquetado de tiburones ángel se está realizando en las islas Canarias por el equipo de Eva Meyers, de Angel Shark Project. Dado que se trata de un tiburón bentónico el etiquetado se realiza mediante inmersiones subacuáticas. Eva Meyers cuenta que “la dificultad no es tanto en capturar al animal, sino en sujetarlo bajo el agua”. Después de una investigación al respecto, decidieron que tenían que inventar algo diferente a lo utilizado hasta la fecha en etiquetado de tiburones. Inventaron lo que denominaron “la jaula”, un dispositivo artesanal de tubos y redes que permite sujetar y manejar al animal sin hacerle daño. Con este dispositivo, en menos de un minuto, pueden medir, determinar el sexo y etiquetar al animal sin sacarlo de su entorno natural. También le sacan una muestra para análisis genético, el cual creen que servirá para darles información de los movimientos y conectividad de los individuos que viven en las Islas Canarias. Les colocan también una etiqueta muy ligera en una aleta.

La jaula
Foto: Eva Mayers
Según Eva Meyers “En julio de 2016 ya llevaban etiquetados 35 tiburones ángel en Gran Canaria, Lanzarote y la Graciosa. Las etiquetas tienen diferente color para cada isla y un código para cada ejemplar. Ya se han registrado avistamientos de tiburones etiquetados y ello se nos ha reportado, para incluirlo en nuestra base de datos.”

Un tiburón ángel etiquetado
foto: Michael Scholl
Deseamos a este proyecto una larga vida y grandes resultados, y que las autoridades españolas se decidan a proporcionar medios suficientes a estas iniciativas tan serias para una especie tan amenazada, el tesoro nacional en lo que a tiburones respecta. Desde estas páginas intentaremos al menos poner en conocimiento del público todo lo que se vaya publicando sobre este estudio.

Hemos hablado de tiburones que se mueven por el océano, y os hemos contado varios estudios de etiquetado que conocemos. Hay muchos más en todo el mundo, tan interesantes como los que acabamos de describir. Sabemos que con este tipo de estudios cada vez se avanza un pasito más hacia el conocimiento de las más de 500 especies de tiburones, al menos en lo que se refiere a dónde están y dónde van. Espero haberos picado un poco la curiosidad para conocer más sobre estas técnicas y sobre los propios tiburones.

Enlaces de interés:
https://animalbiotelemetry.biomedcentral.com/articles/10.1186/s40317-016-0106-7