miércoles, 9 de abril de 2014

TIBURONES, BALLENAS, MARFIL Y DROGAS

Tiburones, ballenas, marfil y drogas (by Gerry Goeden)

Este artículo es una traducción directa del original de Gerry Goeden: 
http://www.theepochtimes.com/n3/blog/sharks-whales-ivory-and-drugs/

El Doctor Gerry Goeden es un ecologista marino establecido en Malasia, Investigador y Consejero de la Universidad Nacional de Malasia, y consultor marino del Resosrt de Andaman Langkawi. Nacido en los Estados Unidos, emigró a Australia donde trabajó en la Gran Barrera de Coral en investigación pesquera y gestión de parque marinos. Ahora está semiretirado y lidera proyectos de conservación den el Sureste Asiático. 

El periódico The Guardian ha informado recientemente (4 de abril de 2014) que el mayor minorista on line de Japón, Rakuten, dejará de vender carne de ballena y de delfines a finales de abril, después de que la Corte Internacional de Justicia ordenó a Japón  detener inmediatamente sus cacerías anuales de ballenas en el Océano Austral.

Rakuten dijo que había pedido a sus vendedores cancelar la venta de productos de carne de ballena en su página web " de acuerdo " con el fallo de la CIJ y su veredicto del lunes 31 de marzo en La Haya. Cabe señalar que esta petición no cubre las ventas de carne de ballena en Japón, que son legales, o la masacre de ballenas en el noroeste del Pacífico y en sus propias aguas costeras del país.

La decisión de Rakuten viene poco después de que la Agencia de Investigación Ambiental del Reino Unido (EIA) expuso a la compañía como el mayor minorista on line del mundo de productos de ballena y marfil de elefante.

Ahora no puedo recordar si Japón tuvo permiso alguna vez para "estudiar la biología de los elefantes", al convertirlos en adornos tallados y piezas de ajedrez. La prohibición de la caza de marfil en África e incluso la expulsión de los cazadores furtivos no han detenido la práctica, si consideramos las ventas de Rakuten como un indicador.

La prohibición de un bien deseable eleva su precio y lo conduce hacia el mercado negro; y si no, mirad las drogas y armas de fuego, por ejemplo. Hasta hace poco, la página web de Rakuten publicó más de 28.000 anuncios de marfil de elefante y 1200 de productos de ballena, según la EIA y la Humane Society International.

Entonces, ¿qué tiene esto que ver con los tiburones?

Foto de Shawn Heinrichs
Justin McCurry escribiendo para The Diplomat (11 de febrero de 2011) había visitado a los muelles de pesca de Kesennuma City, Japón, en una operación encubierta. Kesennuma registró unas 14.000 toneladas de tiburones en 2009, por la que la industria japonesa ganó más de 2,4 millones de yenes.

Sin embargo, es importante entender que la pesca de tiburones no es sólo un problema creado por los japoneses. Es cierto que se están aprovechando con éxito en el comercio de especies amenazadas, pero en cuanto a los tiburones se refiere, ellos no están haciendo la matanza.

El 1 de marzo de 2013, el artículo "Capturas globales, precios de explotación y opciones para los tiburones", fue publicado por el Dr. Worm y otros tres investigadores de la Universidad de Dalhousie formado un equipo con científicos de la Universidad de Windsor en Canadá, así como de la Universidad de Stony Brook en Nueva York, la Universidad Internacional de Florida (FIU) en Miami y la Universidad de Miami. Un equipo muy potente.

Sus resultados son impactantes: la pesca de tiburones en todo el mundo ahora es insostenible. Sus estimaciones más recientes indican que la carnicería asciende a 97 millones de ejemplares en 2010. El rango posible de mortalidad es entre 63 y 273 millones de ejemplares anuales. Esto equivale a entre 7.200 y 31.000 tiburones por hora.

"Los tiburones son como las ballenas y los seres humanos, ya que maduran tarde en la vida y tienen pocas crías", dijo Boris Worm. "Nuestro análisis muestra que aproximadamente uno de cada 15 tiburones es asesinado por la pesca cada año. Con una creciente demanda de sus aletas, los tiburones son más vulnerables que nunca".

Foto Shawn Henrichs

Debido a que las aletas de tiburón son tan valiosas y barcos tienen limitada su carga, la mayoría del aleteo de tiburones se realiza en el mar. Los cuerpos de los tiburones de escaso valor se vierten en el mar y sólo las aletas de alto precio regresan al mercado.






La mayor parte del aleteo de tiburón se hace en los países subdesarrollados y los pescadores se benefician poco de los altos precios del producto vendido a los intermediarios.



La Fundación Save our Seas proporciona estadísticas de aleta de tiburón hasta 2006 .

País de captura ........ aletas de tiburón desembarcadas
Indonesia ....................... 107.290 toneladas
India .............................81.237 toneladas
España .......................... 55.790 toneladas
Argentina ....................... 46.461 toneladas
Taiwán .......................... 40.776 toneladas
USA .............................. 36.906 toneladas
México .......................... 29.315 toneladas


Entonces, ¿quién se las compra a ellos?

País que compra .......... Importaciones de aletas (en %)
Hong Kong ................... 58 %
De China ..................... 36 %
Malasia .......................   2 %
Indonesia ....................   1 %
Taiwán .......................  1 %
Tailandia .....................  1 %
Otros .........................  1 %



Me sorprendió ver a Malasia en el tercer lugar. Según Victoria Mundy-Taylor y Vicki Crook investigadores del comercio de especies silvestres "Malasia importó 6.896 toneladas de aletas de tiburón (seca , preparada y salada) a partir de 2000-2009, el cuarto más alto importador a nivel mundial."

"Malasia también capturó 231.212 toneladas de tiburones 2002-2011", que es la octava posición más alta a nivel mundial, representando el 2.9 % de la captura total de tiburones mundial declarada durante este período.

Victoria Mundy-Taylor y Vicki Crook se apresuraron a señalar que, como signatario de la CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres), Malasia tiene la obligación internacional de aplicar medidas destinadas a garantizar que el comercio internacional de productos de las especies de tiburones protegidos por la Convención es legal y sostenible.

Por lo que yo sé, no hay ninguna prohibición sobre el comercio de tiburón y de manta raya en Malasia. El estado de Malasia oriental de Sabah se dice que está considerando la prohibición de la pesca de tiburones y el aleteo, pero ha detenido su decisión por querer disposiciones similares a incluir en Acta Federal de pesca de 1985.

No parece haber habido ninguna acción todavía. A pesar de que la pesca de tiburones para la mayoría de las especies es ahora claramente insostenible; es difícil poner fin a las tradiciones y el éxito del negocio en esta economía de rápido crecimiento de Asia.

La siguiente pregunta desconcertante es cómo los comerciantes de tiburón de los países en desarrollo podrían reaccionar a las prohibiciones que detengan sus ingresos en estas economías super-competitivas.

¿Por qué iba a estar dispuesto un comerciante a renunciar a sus ingresos y mejorar su nivel de vida, porque el mundo "occidental" le dice que lo haga? Creo que la respuesta es que no va a cambiar y la corrupción se asegurará de que el negocio siga como de costumbre.

Yo no quiero aguarle la fiesta al conservacionista, pero la prohibición de las aletas de tiburón en Asia, probablemente conduzca al negocio a la clandestinidad.

Según el Sr. T. Packard del grupo de conservación PangeaSeed, las aletas de tiburón son el tercer producto ilícito más valioso en el mundo de hoy. Las drogas y las armas van delante y el marfil es cuarto en términos de cash generado.

La conservación de tiburones debe seguir adelante si queremos evitar que el ecosistema del océano pase por un punto de inflexión que nos pueda catapultar a una situación desastrosa para la pesca mundial.

Pero nunca vamos a lograr esto con puño de hierro. Los grupos conservacionistas y los gobiernos deben proporcionar a las empresas negocios alternativos si no quieren impulsar el comercio de aletas de tiburón hacia el mercado negro.

Dentro de 30 años la sopa de aleta de tiburón ya no será el símbolo de la prosperidad. En su lugar, será un homenaje a la codicia del hombre y la falta de compromiso con su propio futuro.




Resto de fotos proporcionadas por Gerry Goeden