domingo, 7 de junio de 2015

CURSO DE BIOLOGÍA Y CLÍNICA DE ELASMOBRANQUIOS DEL CRAM. PARTE II

Introducción

El 29 y 30 de marzo se celebró en el Prat del Llobregat, el curso de Biología, Clínica y Conservación de Elasmobranquios.

Este es el segundo post que escribo, relatando mi experiencia en el curso. Puedes leer el primer post en :
http://protejamoslasmaravillasdelmar.blogspot.com.es/2015/05/curso-de-biologia-y-clinca-de.html



Casos clínicos en tiburones y rayas

Por: Tania Monreal-Pawlowsky, Área de Clínica y Rescate del CRAM

Tania fue el alma de todo el curso, organizando y participando en todas las charlas con un tono jovial y divertido, no exento de rigor, aportando en todas sus intervenciones.


Nos habló de un tema para mí desconocido hasta la fecha, el tratamiento veterinario de tiburones y rayas, explicando algunas de las experiencias de intervenciones en las que ella ha participado directamente como veterinaria.

Nos explicó cómo se captura un tiburón en un acuario para realizarle una intervención, principalmente mediante redes transparentes, con el objetivo de minimizar el estrés que se le produce al animal. Actualmente, afortunadamente se plantea el hecho de intervenir a los animales de acuario cuando éstos presentan algún tipo de dolencia, frente a la actitud pasiva del pasado, cuando no se realizaba ningún tipo de intervención veterinaria a estos animales. Afortunadamente, en la actualidad se están realizando una serie de intervenciones de todo tipo, incluso quirúrgicas,  a elasmobranquios, lo que está permitiendo avanzar en el estudio a nivel veterinario de los mismos, es decir, conocer mejor sus dolencias y enfermedades, y conocer mejor su biología, especialmente en lo que se refiere a saber los parámetros normales de una analítica de un tiburón o raya. Por su multiplicidad de especies es muy complicado hacer una analítica a un tiburón y saber cuáles son los parámetros normales. Por ello, actualmente en los acuarios se realizan una serie de analíticas periódicas que permitirán en el futuro saber cundo un parámetro está alterado en un animal enfermo.

Esto es fundamental a la hora de saber cómo “funcionan” las anestesias, los antibióticos y otros medicamentos en estos animales. Actualmente se sigue el método de prueba y error, no sabiendo nunca cual es la dosis de tal o cual medicamento o anestesia dar a estos animales. Especialmente complicado es el tema de la anestesia, dado que la incertidumbre en la duración y el efecto que se produce en el animal obliga a estar muy al tanto mientras se realiza cualquier cirugía.

La anestesia se suele aplicar mediante una manguera, que por un lado permite la circulación de agua por las branquias del animal, y que no se ahogue, y por otro, permite la administración de sustancias como la anestesia. Localmente incluso se pude administrar la anestesia aplicándola directamente en las branquias, mediante el vertido directo.

Otro problema al anestesiar a un animal como este es la estimación del peso, dado que por su esqueleto cartilaginoso, el peso de los tiburones es inferior al de por ejemplo un cetáceo, que tiene huesos.

Otro factor a tener en cuenta a la hora de anestesiar a un elasmobranquio es que la anestesia sea reversible, es decir, que cuando se deja de circular el agua con el anestésico por sus branquias, el animal se recupera, sin necesidad de administrarle otro fármaco.

Explicó que la decisión de realizar una cirugía a un tiburón o una raya en general suele ser como último recurso, cuando el resto de opciones de tratamiento se han agotado.

Las cirugías se realizan en camillas especiales semisumergidas, que permiten tener la parte a tratar al aire.
Veterinarios  de Nausicaa Ocean centre en
una cirugía a un tiburón
Octubre 2008
Un problema que se encuentra en las cirugías es la dureza de la piel de los elasmobranquios, la cual obliga a recurrir a determinados trucos para permitir la sutura.

Ante la pregunta de que si la cicatrización de los tiburones es excepcionalmente buena, dentro del reino animal, Tania responde que en realidad todos los peces regeneran sus tejidos muy rápidamente, y que ello es necesario para poder sobrevivir en un mudo donde el débil es devorado por otros peces. Lo excepcional del tiburón es la dureza de su piel, pero no exactamente las buenas condiciones de cicatrización, que son comunes a otros peces.

Hubo una animada charla entre los asistentes, comentándose distintos aspectos de la intervención de Tania, y se le preguntó si el uso de la inmovilidad tónica que hacen los científicos a estos animales para poder manejarlos provocaba algún efecto secundario al animal. Tania responde que se desconoce el efecto que esta práctica produce, que es un mecanismo de defensa ante una amenaza, que no es exclusiva de los tiburones, pues las aves también se quedan inmóviles ante amenaza grave, y que a los científicos les sirve para manejar al animal evitando el riesgo de ser mordidos, durante su etiquetado y manipulación. También explicó que la inmovilidad tónica no puede sustituir nunca a la anestesia.

Luego hubo diferentes opiniones de los asistentes al uso "comercial" de la inmovilidad tónica por parte de algunos operadores de buceo con estos animales, discutiéndose si era una práctica ética o no.
Finalmente Tania nos explicó que las intervenciones quirúrgicas de tiburones en acuarios son extremadamente raras, y que a los científicos les aportan mucha información, dado que no existen apenas datos sobre cada una de las especies, ni de sus enfermedades ni de cómo tienen efecto los medicamentos suministrados.

Nos describió también el caso de una intervención de un tumor en un águila marina que habían realizado recientemente, cuya extirpación fue un gran éxito y el animal aún sobrevive. Muy importante el dato del cáncer en los elasmobranquios, pues aún hay quien cree que los tiburones no experimentan cáncer, y por ello, durante muchos años se han estado utilizando derivados de tiburones como falsos remedios contra el cáncer para prevenirlo.
Tania también nos explicó todo lo necesario para realizar necropsias a los elasmobranquios, previo a la actividad de realización de una necropsia que realizaríamos dentro del curso. Nos explicó que una necropsia de un animal muerto solo es válida si se realiza antes de que hayan pasado 4 horas desde la muerte del animal.

Artículos relacionados que aparecen en prensa sobre cirugías a tiburones:

http://www.theaustralian.com.au/news/world/live-shark-surgery-a-world-first/story-e6frg6so-1111117844807

http://www.nausicaa.co.uk/surgery-on-a-sandbar-shark.html

http://www.rightthisminute.com/video/shark-dentists-perform-underwater-surgery


http://www.tampabay.com/news/humaninterest/shark-surgery-a-success-at-florida-aquarium/1076052


Nos insistió en lo importante que es realizar la necropsia a cualquier animal muerto, para poder obtener la máxima información sobre el mismo y disminuir la falta de conocimiento que existe sobre estos animales y sus enfermedades y causas de su muerte.
Daniel Huber y Karen Moreno
Universidad de Nueva Gales del Sur
Foto: Daniel Huber, Universidad de Tampa

Vídeos de necropsias de tiburones:

https://www.youtube.com/watch?v=i3qnzeUgMhE

https://www.youtube.com/watch?v=6FH1NezEZs0&feature=youtu.be

https://www.youtube.com/watch?v=2Q9BgLHGslA&app=desktop

También nos explicó que el hígado es el órgano más llamativo en los tiburones, por su gran tamaño, pues parece cirrótico. Explicó que dado que sirve como reserva de energía para el animal, cuando éste lleva mucho tiempo sin comer, su hígado se reduce enormemente, y ello se muestra muy claramente en la necropsia.

Foto de una de las necropsias que se hicieron en la
parte práctica del curso.
Se puede apreciar el hígado, órganos gris de la parte superior,
y el digestivo acabado en la válvula espiral, en la parte central.

Nos enseñó la técnica de toma de muestra de cada uno de los órganos, cómo se hace para no estropear la muestra, cortando a distancia de la zona donde apretamos con las pinzas, y destacó la importancia de la observación al microscopio y el envío al patólogo de las muestras.

Finalmente nos enseñó a reconocer el estómago, el bazo, el intestino con su válvula espiral, el corazón y el cerebro, cuestiones que luego practicaríamos en la consiguiente clase de necropsia incluida en el curso, de la que tendréis un post específico próximamente.

Para mí, el enfoque veterinario del curso fue toda una sorpresa, por la cantidad de aspectos que desconocía, y el campo de estudio que hay abierto en este aspecto en elasmobranquios.