domingo, 3 de noviembre de 2013

LA SOCIEDAD ATLÁNTICA DE OCEANÓGRAFOS DENUNCIA QUE CIERTAS EMPRESAS DE PESCA DEPORTIVA DE GRAN CANARIA CAPTURAN TIBURONES Y RAYAS


La Sociedad Atlántica de Oceanógrafos (SAO) ha denunciado a la Delegada del Gobierno en Canarias y al Viceconsejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias que ciertas empresas de pesca deportiva ubicadas en el sur de la isla de Gran Canaria capturan especies para las que no están autorizadas.

Miembros de dicha Sociedad han constatado de forma reiterada la captura indiscriminada, por parte de embarcaciones dedicadas a la pesca recreativa colectiva (lista 6ª), de especies de alto valor ecológico, como es el caso del tiburón ángel o angelote (Squatina squatina), cuya pesca, o tenencia a bordo, está prohibida en aguas de la Unión Europea, incluyendo Canarias. Estas embarcaciones, según el Reglamento de la Ley de Pesca de Canarias, requieren de una licencia de primera clase de carácter colectivo, la cual sólo las posibilita para la pesca de recreo utilizando el curricán de superficie. No obstante, algunas de estas embarcaciones, dedicada a la pesca con turistas, están dirigiendo su actividad a la obtención de especies bentónicas (de fondo), por ser más fácilmente capturables, entre las que destacan principalmente los tiburones ángel, los chuchos o pastinacas, las águilas de mar o ratones, las mantelinas, las rayas y los torpedos, así como pequeños tiburones.
 

En muchos casos, estas especies, una vez subidas a bordo, son muertas, para mayor seguridad de los turistas, y posteriormente arrojadas al mar tras obtener la correspondiente foto de recuerdo. Todas estas especies tienen un valor ecológico muy relevante en los ecosistemas marinos, ya que ocupan los niveles más altos en la cadena alimentaria. Además, la mayoría de ellas tienen tasas de crecimiento muy lentas y niveles de fecundidad reducidos, con lo que la pesca excesiva e indiscriminada puede provocar la sobreexplotación de las especies y desequilibrios ecológicos difícilmente cuantificables, como la proliferación masiva de erizos.

La gran mayoría de estas especies se encuentran catalogadas como altamente vulnerables o en peligro crítico de extinción por parte de la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), y a nivel mundial se estima que la biomasa actualmente existente es menor al 10 % de la registrada en la década de 1950.

La SAO pide control riguroso de esta actividad pesquera para que se ajuste estrictamente a lo establecido en el Reglamento de la Ley de Pesca de Canarias y se impida la captura de especies de fondo, principalmente tiburones y rayas, y de manera particular el tiburón angelote.

Se pide también que se establezcan medidas para que se practique únicamente pesca con suelta, liberando vivo al animal, sin posibilidad de ser izado a bordo, dado que el objetivo de estas empresas no es la comercialización de las capturas.
Desde este foro felicitamos la iniciativa de la SAO para ayudar a la conservación de las especies de tiburones y rayas canarios.

Este artículo se publicó en la Revista Acusub en julio de 2013.