domingo, 12 de abril de 2015

SYLVIA EARLE: CÓMO PROTEGER LOS OCÉANOS

Sylvia Earle es una científica legendaria en el estudio de los oceános. En esta aparición en el programa de TED (Premios TED), Sylvia comparte imágenes del océano y datos que evidencian su rápido declive. Y nos traslada su deseo: "Unámonos a ella en la protección del corazón azul del planeta".


"Hace cincuenta años, cuando comencé a explorar el océano, nadie, ni Jacques Perrin, ni Jacques Cousteau, ni Rachel Carson imaginaron que el hombre pudiera hacer daño al océano con lo que metíamos en él o con lo que extraíamos de él. Parecía, en ese momento, que fuera el Mar del Eden, pero ahora sabemos que estamos frente al paraíso perdido.




Quiero compartir con ustedes mi visión personal de los cambios que se han producido en el océano y que nos afectan y considerar por qué es importante saber que en 50 años hemos perdido, en realidad, nos hemos llevado, nos hemos comido más del 90 por ciento de los grandes peces del mar; el por qué deberían saber que cerca de la mitad de los arrecifes de coral han desparecido; el por qué de que haya una misteriosa desolación por falta de oxígeno en zonas amplias del Pacífico, y que no solo conciernen a las criaturas que están muriendo, sino que concierne también a ustedes.





Estoy obsesionada por el pensamiento de lo que Ray Anderson llama "los niños del mañana", preguntando por qué cuando observábamos no hicimos nada para salvar los tiburones o el atún de aleta azul o los calamares o los arrecifes de coral y el océano viviente, cuando todavía había tiempo para hacer algo. Bueno, ahora es ese momento.





Esperamos vuestra ayuda para explorar y proteger el océano salvaje de forma que podamos restaurar su salud y así asegurar la esperanza para la humanidad. 


La salud del océano es salud para nosotros.

Y espero que el deseo de Jill Tarter de comprometer a los terrícolas, incluyendo delfines y ballenas, y otras criaturas marinas en esta cruzada por encontrar vida inteligente en otros lugares del Universo. Y espero, Jill, que algún día encontremos pruebas de que hay vida inteligente entre los humanos de este planeta...¿He dicho esto? creo que lo he dicho....

Como científico para mí todo esto comenzó en 1953, cuando probé el buceo por primera vez. fue la primera vez  que vi peces nadando en otro sitio diferente que entre rodajas de limón y mantequilla....Me encanta bucear por la noche. Tú puedes ver otros peces que no puedes ver por el día. bucear día y noche era muy fácil para mí en 1970 , pues lideraba un equipo de aquanautas que vivían bajo el agua durante semanas, justo en el mismo momento en que los astronautas estaban poniendo sus pies en la luna.  






En 1979 tuve la oportunidad de pisar el fondo marino utilizando este sumergible personal llamado Jim. Estuve a seis millas de la costa y a 375 m de profundidad ....¡Es uno de mis trajes de baño favoritos!




Desde entonces, he usado alrededor de 30 tipos de submarinos y he fundado tres empresas y una fundación sin ánimo de lucro llamada Deep Search para diseñar y construir sistemas para acceder al océano profundo.





Lideré una campaña de la National Geographic de 5 años de duración, llamada Expediciones del Mar Sostenible, utilizando estos minisubmarinos. Son tan fáciles de manejar que incluso un científico puede hacerlo.Y yo soy la prueba viviente.








Ambos, astronautas y aquanautas realmente se dan cuenta de la importancia del aire, de la comida, del agua, de la temperatura...todas las cosas que necesitas para mantenerte vivo en el espacio o bajo el agua. Una vez oí al astronauta Joe Allen explicar cómo tuvo que aprender todo lo que pudo sobre su sistema de supervivencia, y por lo tanto hacer todo lo que podía  para cuidar de este sistema de supervivencia. 




...Y entonces él señalaba esto y decía: 


"Este es nuestro sistema de supervivencia. Tenemos que aprender todo lo que podamos sobre él y hacer todo lo que podamos para cuidarlo".




El poeta Auden decía: 

"Miles han vivido sin amor,
ninguno sin agua"


El noventa y siete por ciento del agua de la Tierra está en el océano. Sin azul no hay verde.

Si tú crees que el océano no es importante, imagina la Tierra sin agua




Enseguida nos viene a la mente el planeta Marte: sin océano, sin sistema de supervivencia.

Di una charla hace no mucho en el Banco Mundial y mostré esta imagen alucinante de la Tierra y dije: "Ahí está...El Banco Mundial".




Allí es donde están todas los activos, los recursos, ja, ja..Y los estamos dilapidando mucho más deprisa que los sistemas naturales pueden reponerlos.

Tim Worth dice que la economía es una filial del medioambiente, con cada gota de agua que bebes, cada respiración que realizas, está conectada con el mar, sin importar donde vivas.

La mayoría del oxígeno de la atmósfera se generó en el mar. Con el tiempo una gran cantidad del carbono orgánico del planeta se ha absorbido y almacenado allí mayoritariamente por acción de los microbios.  

El océano guía el clima y el tiempo, estabiliza la temperatura, modela la química de la Tierra. El agua del mar forma las nubes, que vuelven a la tierra y los mares en forma de lluvia y nieve, y proporciona cobijo a aproximadamente el 97 por ciento de la vida en el mundo y quizá del universo. 

Sin agua no hay vida
Sin azul no hay verde.

Todavía tenemos esta idea, nosotros los humanos, de que la Tierra, toda ella, los océanos, los cielos, son tan grandes y tan fuertes que no importa lo que les hagamos. Esto pudo ser cierto quizá hace 10.000 años,y quizá incluso hace 1000 años, pero en los últimos 100 años, especialmente en los últimos 50 años, hemos dilapidado los recursos, el aire, el agua, la vida salvaje, todo lo que hace posible nuestra vida.  
   


Las nuevas tecnologías nos están ayudando a entender la naturaleza de la Naturaleza, la naturaleza de lo que está ocurriendo, mostrándonos nuestro propio impacto sobre la Tierra. Quiero decir, lo primero que tienen ustedes que saber es que tenemos un problema...Y afortunadamente, en nuestra época hemos aprendido más sobre los problemas que en toda nuestra historia precedente.  



Y con el conocimiento viene el cuidado, y con el cuidado hay esperanza de que podamos encontrar un lugar duradero para nosotros entre los sistemas naturales que nos permiten sobrevivir. Pero lo primero es conocer.

Hace tres años conocí a John Hanke, que es el director de Google Earth y le dije cómo me gustaba ser capaz de tener el mundo en mis manos para poder explorarlo de manera indirecta. Y le pregunté: "¿cuando lo vais a acabar? Habéis hecho un gran trabajo con la tierra, la basura...pero ¿para cuando el agua?".


Desde entonces he tenido el placer de trabajar con los de Google, con DOER Marine, con National Geographic, con docenas de las mejores instituciones y científicos del mundo, todos los que podemos enumerar, para poner el océano en Google Earth....Y justo esta seman, el lunes pasado Google Earth está ya completo. 

Podemos comenzar justo aquí, en este Centro de Convenciones, podemos encontrar el acuario de aquí al lado, podemos ver donde estamos aquí sentados, y entonces ya podemos cruzar la costa hacie el gran acuario, el océano, y los cuatro santuarios marinos de California y la nueva red de reservas marinas estatales, que están comenzando a proteger y restaurar algunas de los recursos. 

Podemos revolotear sobre Hawai,  y ver las verdaderas islas hawaianas, que no son solo los pequeños pináculos que emergen de la superficie, sino todo lo que hay debajo..para ver.....un momentito.....podemos lanzarnos....¡¡¡shplash!!!  ahí mismo bajo el océano, y ver lo que las ballenas ven. Podemos explorar el otro lado de las islas de Hawai.

En realidad podemos ir y nadar por ahí en Google Earth y visitar con las yubartas. Son gigantes amables, con los que he tenido el placer de estar cara a cara bajo el agua muchas veces. No hay nada comparable a ser inspeccionado personalmente por una ballena.

Podemos levantarnos y volar hacia los lugares más profundos, siete millas abajo (11.2 km), en la Fosa de las Marianas, donde tan solo han estado dos personas. Imagina, tan solo a 11 km, pero tan solo dos personas han estado allí, hace 49 años.



Los viajes de ida son fáciles. Necesitamos nuevos submarinos de profundidad. ¿Por qué no consideramos recursos extra para la exploración del océano? Tenemos que visitar las fosas profundas, las montañas submarinas, para entender la vida submarina de las profundidades. 

Ahora podemos ir al Ártico. Hace diez años estuve en el hielo del Polo Norte. Es posible que en este siglo tengamos un Océano Ártico sin hielo. Son malas noticias para los osos polares. también son malas noticias para nosotros. El exceso de dióxido de carbono no solo está llevando al calentamiento global, también está cambiando la química del océano, acidificando el mar. 

Son malas noticias para los arrecifes de coral y para el plancton productor de oxígeno. También malas noticias para nosotros.     

Estamos tirando cientos de millones de toneladas de plástico y otra basura al océano. Millones de toneladas de redes de pesca abandonadas siguen matando más y más. Estamos desbordando el océano de basura, envenenando el sistema circulatorio de nuestro planeta, y estamos llevándonos cientos de miles de toneladas de vida salvaje...

De forma salvaje estamos matando tiburones para la sopa de aleta de tiburón, debilitando las cadenas alimentarias que dan forma a la química planetaria y que conducen el ciclo del carbono, el ciclo del nitrógeno, el ciclo del oxígeno, el ciclo del agua, nuestro sistema se supervivencia vital. Todavía seguimos matando atún de aleta azul, realmente amenazado, y mucho más valioso vivo que muerto. 

Cada una de estas partes conforman nuestro sistema de supervivencia vital. Matamos usando palangres, con anzuelos cebados cada pocos metros, y que pueden extenderse más de 70 km. Los arrastreros industriales están arando el suelo marino como si fueran bulldozers, llevándose todo lo que encuentran por delante.

Al usar Google Earth puedes ver los arrastreros, en China, en el Mar del Norte, en el Golfo de México, minando los cimientos de nuestro sistema vital de supervivencia, dejando un rastro de muerte en su camino. 

La próxima vez que comas sushi o sashimi, o filete de pez espada, o cóctel de gambas, o cualquier producto de la vida salvaje del océano, piensa en el coste real. Por cada kilo que llega al mercado, más de 10 kg, incluso 100 kg se descartan. Esta es la consecuencia de no saber que hay límites que tenemos que tener en cuenta en el mar.


Este mapa muestra el declive de la vida salvaje de 1900 a 2000. Las concentraciones más altas están en rojo. En un periodo tan largo como el de mi vida, imagina, el 90 % de los grandes peces han muerto. La mayoría de las tortugas, tiburones, atunes y ballenas están decreciendo. 




Sin embargo hay buenas noticias, el 10 % de los grandes peces aún perviven. todavía hay algunas ballenas azules. Todavía hay krill en la Antartida, aún hay unas pocas ostras en la Bahía de Chesapeake. La mitad de los arrecifes de coral están en buenas condiciones, un cinturón de joyas en medio del planeta. Aún hay tiempo, pero no demasiado, para recuperar las cosas.

Pero dejando las cosas como están significa que en 50 años no habrá arrecifes de coral y tampoco pesca comercial, porque simplemente no habrá pescado.

Imagínate el océano sin peces. Imagina lo que esto significa para nuestro sistema vital de supervivencia. 

En tierra los sistemas naturales también tienen graves problemas, pero los problemas son más evidentes, y se están llevando a cabo acciones para proteger a´árboles, fuentes de agua y la vida salvaje. Y en 1872, en el Parque Nacional de Yellowstone, los Estados unidos comenzaron a establecer un sistema de parques, lo que algunos dicen que es la mejor idea que América ha tenido nunca. Alrededor del 12 % de la tierra en el mundo ahora está protegida, salvaguardando la biodiversidad, y proporcionando un sumidero de carbono, generando oxígeno, protegiendo las fuentes de agua.

Y en 1972, este país comenzó a establecer un homóloga en el mar, los Santuarios Marinos Nacionales. Es otra gran idea .

La buena noticia es que actualmente hay en el mundo más de 4000 lugares en el mar, en todo el mundo, que tienen algún tipo de protección. Y los puedes encontrar en Google Earth.

La mala noticia es que tienes que buscar mucho para encontrarlos. en los últimos tres años, por ejemplo, los Estados Unidos han protegido 880.000 kilómetros cuadrados de océano como monumentos nacionales.

Si se pudiera tan solo se incrementar del 0.6 al 0.8 % del océano protegido, de forma global...

Las zonas protegidas realmente se recuperan, pero se tarda mucho tiempo en reparar peces de roca, rape, tiburón o róbalos de 50 años de edad, o el pez reloj, de 200 años de edad. En tierra no consumimos vacas ni pollos de 200 años.

Las zonas protegidas proporcionan la esperanza de que las criaturas del sueño de Ed Wilson, de una enciclopedia de la vida, de un censo de vida marina no vivirán siendo tan solo una lista, una fotografía, o un párrafo.

Junto con científicos de todo el mundo he estado observando el 99 % del océano abierto a la pesca, y a la minería, a la extracción de crudo, a los vertidos, o a cualquier cosa, para encontrar localizaciones esperanzadoras y tratar de encontrar formas de darles y darnos un futuro seguro. 

Como el Ártico, ahora mismo tenemos la oportunidad de hacerlo bien. O la Antártida, donde el continente está protegido, pero el océano que lo rodea está siendo esquilmado de su krill, ballenas y peces.


El bosque flotante del Mar de los Sargazos, de tres millones de millas cuadradas está siendo explotado para dar de comer a las vacas.

El 97 % de la tierra de las Islas Galápagos está protegida, pero el mar circundante está siendo esquilmado por la pesca.

También en Argentina, la costa de la Patagonia tiene actualmente serios problemas. 

El mar profundo, donde las ballenas, el atún y los delfines viajan, el mayor, el menos protegido ecosistema de la Tierra, lleno de criaturas luminosas, que viven en aguas oscuras con una media de profundidad de dos millas. Brillan y destellan, y resplandecen con su propia luz viviente. 

Todavía hay lugares en el mar tan prístinos como cuando era una niña. Los próximos 10 puede que sean los más importantes, y los próximos 10000 años la mejor oportunidad que tendrán nuestra especie de protegerlo que quede de los sistemas naturales que nos dan la vida. Para luchar contra el cambio climático necesitamos nuevas formas de generar energía. Necesitamos nuevas formas, mejores formas, de lucha contra la pobreza, las guerras y las enfermedades. Necesitamos muchas cosas para mantener y preservar el mundo como un lugar mejor.

Pero nada importará si fallamos en proteger el océano. nuestro destino y el del océano son el mismo. Tenemos que hacer por el océano lo que Al Gore hizo por el cielo. Un plan global de acción, con unión mundial por la conservación, la IUCN está para proteger la biodiversidad, para mitigar y recuperarla de los impactos del cambio climático. En alta mar y en las zonas costeras, en cualquier lugar donde podamos identificar lugares críticos y se necesitan nuevas tecnologías para cartografiar, fotografiar y explorar el restante 95 % del mar que aún nos falta por ver.

El objetivo es proteger la biodiversidad, proporcionar estabilidad y resiliencia. Necesitamos submarinos de aguas profundas, nuevas tecnologías para explorar los océanos. quizá necesitamos una expedición que nos ayude a trazar nuestros nuevos pasos.

Y por ello, supongo que ustedes desean saber cual es mi deseo: 

Deseo que utilicen todos los medios a disposición....películas, expediciones, la web...¡más!..para encender el apoyo del público para obtener una red global de Áreas Marinas Protegidas, objetivos esperanzadores suficientemente grandes y ambiciosos para salvar y recuperar el océano, el corazón azul del planeta.   

  
Documento completo en: https://www.youtube.com/watch?v=43DuLcBFxoY