lunes, 18 de enero de 2016

El salto del Gran Tiburón Blanco

Texto: Mónica Alonso Ruiz
Este artículo se publicó en AcuSub en el número 153
www.acusub.net
Autor: Sharkdicving.co
Para los amantes de los tiburones el gran tiburón blanco es quizá el más icónico y representativo del resto de los escualos. Su gran potencia física y sus características de gran depredador, la falta de conocimiento científico de muchas facetas de su comportamiento, y, por supuesto el cine, ha aupado a esta especie de tiburón a lo más alto. Y nunca mejor dicho, pues vamos a hablar ahora de un aspecto de su comportamiento muy llamativo: los saltos fuera del agua. Preparémonos para la acción.

Se denomina salto o "breach" en inglés (1) al resultado de una aproximación vertical del animal a alta velocidad hacia la superficie, resultando que parte o la totalidad del cuerpo del mismo queda fuera del agua. Espectacular, ¿no?....especialmente cuando se trata de animales de más de 4 metros de longitud y una tonelada de peso.
Foto: Quoin Point Adventures

Se trata de una técnica de caza que utilizan los tiburones blancos para la captura por sorpresa de focas. El animal aprovecha la oscuridad de las frías aguas australes para acecharlas cuando están en la superficie. Con su potente cola armada el depredador se lanza hacia arriba a una velocidad de vértigo, lo que le permite, además de capturar en la mitad de los casos a la presa, lanzar su cuerpo casi totalmente fuera del agua. El animal puede alcanzar hasta 40 kilómetros por hora y puede sacar su cuerpo hasta tres metros fuera del agua.

En Sudáfrica, en la zona de Seal Island, en False Bay, la gran cantidad de focas concentradas en muy poco territorio permite que esté casi asegurada la presencia del tiburón blanco, que se alimenta de estos mamíferos marinos. Se cree que este es el único lugar del mundo donde se pueden apreciar estos saltos de manera tan frecuente, quizá porque esta zona es el único lugar donde se pueden observar tantos tiburones blancos alimentándose de focas. Aunque la conducta de saltar fuera del agua es más frecuente en las inmediaciones de la costa de Sudáfrica, los científicos creen que es muy probable que ocurra en todo el territorio del gran tiburón blanco, es decir, en todos los mares templados del mundo.


En este vídeo se ve un blanco saltando a por una foca en Cape Cod, Masachussets:
Esta conducta empezó a ser estudiada por los científicos hace unas décadas, pero debido a lo aleatorio de que el salto se produjera precisamente delante de las cámaras, Chris Fallows y Rob Lawrence desarrollaron una técnica para asegurarse el disparo, y por tanto el registro del salto. Para ello lanzaban al agua una tabla flotante con forma de foca arrastrada desde una embarcación, que "engañaba" al animal, haciendo que éste saltara justo delante del objetivo de las cámaras.


Foto: Divediscovery
El engaño de la foca falsa flotante ha permitido a los investigadores analizar el proceso. Algunas veces el tiburón golpea el señuelo pocos instantes después de iniciar el arrastre, pero en otros casos parece que los tiburones que hay en el fondo (suelen soltar el señuelo en sitios donde previamente han asegurado la presencia de tiburones) muestran una conducta de total desinterés hacia el mismo. Se han dado cuenta de que el engaño no solo funciona con la forma del señuelo, sino que es precisa la combinación de forma y movimiento del mismo para que sea efectivo. Un señuelo en forma de foca flotando de manera estacionaria en la superficie, tiene que tener una forma muy parecida a la de una foca para que los tiburones salten a por ella. Sin embargo, un trozo de tabla más o menos negro, que no tenga mucha forma de foca, y que se mueve adecuadamente puede provocar un salto espectacular.

Los señuelos se suelen hacer a partir de tablas de surf (boogie board) y suelen tener aproximadamente 1.2 metros de largo por 0.5 m de ancho.

Que los grandes tiburones salten no es nuevo para los científicos. De hecho el marrajo, pariente cercano del tiburón blanco, es el campeón de todos, al ostentar el record de altura: más de 7 metros por encima de la superficie. Para conseguir esta altura es precisa una combinación de potencia y velocidad. Y es que los lámnidos (la familia donde se incluyen el blanco y el marrajo) se caracterizan por ser muy rápidos nadando (el marrajo es de nuevo el campeón, con hasta 50 km/h de velocidad, aunque algunos aventuran mucha más), tienen un cuerpo ahusado (en forma de torpedo) y muy hidrodinámico. Su cola presenta una especie de “quilla” en los laterales, lo que le proporciona una gran potencia y dos lóbulos simétricos y bien desarrollados.  En el caso del marrajo no se sabe bien para qué realiza estos saltos, dado que no se alimenta de focas y no utiliza el salto como técnica de caza.
Foto: Tom Lynch

Foto: Dr Kenneth J. Goldman

El cailón o marrajo salmonero (también lámnido como el marrajo y el blanco) también salta, si bien sus saltos son discretos comparados con los de sus parientes de los que hemos hablado. Su dieta a base de salmones del Pacífico. Que cada verano retornan a los ríos de origen para el desove, que es donde este tiburón los está esperando. El salto lo utiliza para la captura de los salmones de abajo hacia arriba.



El tiburón zorro es otro de los tiburones veloces, y la potencia de su cola, además de utilizarla como látigo para aturdir a los peces, le sirve también para impulsarse en grandes saltos.
Foto: Scot Sheehan
El jaquetón picudo o “spinner shark” es otro tiburón caracterizado por su salto. En este caso utiliza el salto para atravesar de abajo a arriba los bancos de peces, girando sobre su propio eje para morder a un lado y a otro y capturar peces. 

Vídeo del salto del jaquetón picudo: https://www.youtube.com/watch?v=Qqi0263h238

Cada año, en la temporada alta de focas en Sudáfrica, de Abril a Septiembre, se registran más de seiscientos saltos de tiburones blancos de forma natural (no los de la foca falsa). El efecto es espectacular y atrae a muchos turistas, que pueden combinar la observación del blanco desde jaula con el avistamiento de saltos dese embarcaciones específicas que salen todos los días a la "caza del salto".
Foto: Rob Lawrence

En 2011, un tiburón de 3 metros saltó sobre un barco de investigación, que llevaba 7 personas a bordo, en Seal Island en Mossel Bay. La tripulación estaba haciendo un estudio de una población de escualos blancos utilizando sardinas como cebo, y el incidente se consideró un accidente.

Si te llama la atención todo lo relacionado con el Gran Blanco, y tienes intención y presupuesto para ir a verlos a Sudáfrica, no olvides que puedes también hacer una salida en barco específica para ver los saltos (Shark Breaching). El mejor momento para verlos saltar es por la mañana, cuando las aguas están más oscuras desde la superficie y el tiburón se encuentra mejor emboscado. Puede ocurrir que no ocurra nada en el tiempo en el que se está a la espera de los saltos (con foca falsa), pero en ocasiones se han podido ver muchos saltos en una mañana.

Vídeos donde se puede ver esta conducta del tiburón blanco:


(1)    Significado del verbo “to breach” en inglés: Emerger, salir a la superficie (relativo a animales marinos)