domingo, 28 de febrero de 2016

Quién es más agresivo, ¿el tiburón toro o el blanco?

Texto: Martin Graf
Traducción: Mónica Alonso Ruiz
Oímos hablar mucho sobre si los tiburones son agresivos y cuanto lo son. Algunas personas piensan que si se encuentran con un tiburón en el océano, sin duda recibirán un mordisco. Esta forma de pensar está, al menos parcialmente, alimentada por los medios de comunicación, los cuales suelen presentar cualquier encuentro con un tiburón como una experiencia al borde de la muerte.

Llevo buceando con el tiburón blanco y con tiburones tigre más de 15 años y lo que he observado es que muchos de los ejemplares de tiburón son bastante tímidos y no muy agresivos. A pesar de que los mordiscos de tiburón y los ataques son extremadamente raros, la percepción habitual es que son peligrosos. Cuando se trata de decir qué especie es la más peligrosa, la gente me suele decir los que más testosterona generan, son los más peligrosos, y que los tiburones toro son los más agresivos, y por tanto los más peligrosos para los humanos.
Es cierto que dado que los tiburones toro nadan y cazan en aguas muy someras, en aguas salobres, e incluso en agua dulce, tienden a estar más cercanos a donde están los humanos que en el caso del tigre o del blanco. Esto obviamente conduce a una mayor oportunidad de encuentro con uno de ellos, lo que podrís resultar en un eventual mordisco o ataque. Sin embargo este tipo de mordiscos son extremadamente raros. El año pasado hubo 96 ataques de tiburón con 6 muertes en todo el mundo. En estas cifras se incluyen todo tipo de tiburones.
Creo que muchas personas confunden alimentación con ataque. El mordisco relacionado con la caza o con la alimentación no tiene nada que ver con el nivel de testosterona, sino simplemente con que el animal tiene hambre. La agresión tiene que ver con la defensa del territorio, el establecimiento de la dominancia y normalmente dirigida hacia otro tiburón o un competidor. Por lo tanto, considerando esto último, ¿quién es más agresivo, el toro o el blanco?
Dejadme enseñaros unas  de fotografías:
 
Todas estas fotos muestran tiburones blancos con marcas de mordiscos de otros tiburones. Es raro no ver un adulto sin algún tipo de herida o marca fresca de un mordisco. Estos tiburones son muy de mantener su “espacio personal” y es raro que se toquen entre sí sin haber algún mordisco por medio. Es típico que cuando dos tiburones blancos se encuentran, se pasan de frente, para establecer quién es más grande. Si ello no zanja la cuestión, tienden a volver a encontrarse y nadar paralelos, para echar una mirada más cercana. Si aún no se resuelve la puja, el tiburón más dominante muestra al otro quién es el jefe mordiéndole en la cabeza o en el área de las hendiduras branquiales.
Quiero insistir en que las agresiones que he observado en los tiburones blancos se han realizado hacia otros tiburones y no hacia los humanos u otros animales del océano. Como cualquier “tiburón peligroso” no son muy propicios a atacar a los humanos.




En las fotografías de arriba, puedes observar muchos tiburones toro nadando muy cerca unos de otros y parece no haber ningún tipo de agresión. He podido ve más de 70 de estos tiburones, sin ver marcas de mordisco en ellos. Esto es algo que definitivamente no se puede decir de los tiburones blancos.
Nunca deja de asombrarme lo poco que sabemos sobre los tiburones y que mucho de lo que “sabemos” es realmente falso. Tendemos a pensar que algo como lo testosterona tiene el mismo efecto en los tiburones que en los humanos. Frente a la posición de que “los tiburones son asesinos insaciables” está esta otra actitud “los tiburones quieren que les abracemos”, actitud que intenta mostrarnos que los tiburones son inofensivos, y lo realizan agarrándolos, montando en ellos, tirando de ellos y abrazándolos.
Apreciemos a los tiburones como son. No son insaciables asesinos, pero tampoco son mascotas inofensivas. Como yo siempre digo “Yo amo absolutamente a los tiburones, pero no es un sentimiento mutuo y eso a mí me vale”. No necesito asignarles emociones humanas, los amo por cómo son.
Saludos,
Martin Graf
CEO Shark Diver