lunes, 25 de abril de 2016

LOS TIBURONES BLANCOS MADURAN SEXUALMENTE MÁS TARDE DE LO QUE SE PENSABA HASTA AHORA

Artículo traducido por Mónica Alonso, del original de Laura Sesana en Arbiter News el 18 de abril de 2016
Los tiburones blancos  maduran más tarde y crecen más lentamente de lo que los investigadores creían anteriormente, de acuerdo con un nuevo estudio publicado en línea en Marine and Freshwater Research . Los resultados son alarmantes, ya que esto significaría que el tiburón blanco, ya muy vulnerable, puede tener que hacer frente a presiones aún mayores de las que antes se creía, y por lo tanto tardaría más tiempo de lo estimado actualmente para recuperar sus poblaciones.
El estudio llegó a la conclusión de si bien los machos alcanzan la madurez sexual alrededor de los 26 años las hembras no alcanzan la madurez sexual hasta los 33 años.  Esto es mucho más tarde de lo que se pensaba según estimaciones previas. De acuerdo con la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional (NOAA), la teoría más aceptada consideraba que la madurez sexual se alcanzaba para los tiburones blancos entre los 4 y los 10 años para los machos y entre los 7 y los 13 años para las hembras.
El estudio, una de sus coautoras es Lisa Natanson , una bióloga marina e investigadora de tiburones en el Northeast Fisheries Science Center de la NOAA,  proporciona la primera curva de crecimiento fiable para el tiburón blanco ( Carcharodon carcharias) en el Atlántico Norte. Basándose en un estudio anterior sobre la longevidad tiburón blanco utilizando la datación por radiocarbono, los investigadores analizaron muestras vertebrales de 77 tiburones blancos, 41 machos y 36 hembras, recogidos entre 1963 y 2010 por el Programa Apex Predator de la NOAA.
"Con los datos obtenidos sobre la longevidad en nuestro primer estudio, ahora somos capaces de describir no sólo cuanto viven los tiburones blancos, sino también la tasa de crecimiento de esta especie, que es notablemente más lenta de lo que se pensaba," dijo Natanson .
Los pares de bandas se han marcado con puntos 
negros en esta vértebra de tiburón blanco. 
Foto: Lisa Natanson, NEFSC:NOAA
Para este estudio, los investigadores contaron y analizaron pares de bandas en muestras vertebrales. Los pares de bandas con depósitos alternantes translúcidos y opacos, similares a los anillos en un tronco de árbol, dispuestos secuencialmente en las vértebras según el tiburón crece. Sin embargo, la tasa de depósito puede cambiar durante un período de tiempo.
El primer estudio sobre la longevidad determinó que los conteos de pares de bandas eran sólo fiables hasta los 44 años de edad. Después de ese punto, los investigadores concluyeron que los recuentos de edades par de bandas subestimaban la edad de los tiburones, que podría ser de hasta 73 años de edad.
"La edad estimada para la madurez sexual descrita en el estudio actual podría conducir a nuevas estimaciones en cuanto a las tasas de renovación de población, que serían mucho más lentas que las utilizadas en el pasado", dice el sitio web de la NOAA .
El gran tiburón blanco aparece en el Apéndice II de la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES) y aparece como Vulnerable en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN.
Debido a que maduran tarde en la vida, crecen lentamente y tienen camadas pequeñas, las poblaciones de tiburones pueden ser especialmente difíciles de renovar. Un tiburón que se mata o muere en el largo lapso entre el nacimiento y la madurez sexual no se reproduce, lo que perjudica aún más las cifras de población y la desaceleración del crecimiento de la población.
Foto: Terry Gross
Las amenazas a las que hace frente el gran tiburón blanco incluyen la pesca deportiva y comercial. Muchos son capturados por los particulares y los pescadores deportivos para obtener sus mandíbulas, dientes y aletas o como trofeos. A los tiburones blancos también los matan después de accidentes de mordeduras a humanos. Otros tiburones blancos son atrapados en las redes de enmalle comerciales dirigidas a capturar otros peces. Debido a que muchas poblaciones de tiburones blancos dependen de los hábitats costeros como zonas de cría y de cría, también son vulnerables a la degradación de su hábitat.
"Nuestro océano necesita grandes tiburones blancos. Como súper-depredadores del océano, los tiburones blancos juegan un papel crítico de arriba hacia abajo en la estructuración del ecosistema marino mediante la regulación de las poblaciones de presas de focas y leones marinos “, afirma Oceana en una petición para incluir al gran tiburón blanco en la lista del Acta de Especies en Peligro. " La presencia de grandes tiburones blancos en última instancia, mantiene la red alimenticia del océano en equilibrio y aumenta la diversidad de las especies del ecosistema en general.