lunes, 14 de noviembre de 2016

REUNIÓN DE LA EUROPEAN ELASMOBRANCH ASSOCIATION 2016


Nota: este texto es una traducción del texto de Dutch Shark Society en el que se resume la reunión anual de la EES http://www.dutchsharksociety.org/summary-eea-2016/

Traducción: Mónica Alonso Ruiz


 

La Dutch Shark Society acudió a la conferencia anual de la EES, que tuvo lugar en Bristol, del 28 al 30 de octubre de 2016. Pudimos disfrutar de la gran calidad de las investigaciones que se presentaron allí y por ello compartimos aquí un corto resumen de algunas de las charlas de la conferencia.

El primer día de conferencia fue el viernes 28 de octubre, y la sesión estuvo dedicada a las rayas, en honor al Viernes de los Tiburones Planos.

Helen Cadwallander de la Universidad de Waikato presentó sus primeros resultados de su tesis doctoral dedicada al estudio de hábitos de alimentación de la raya águila de Nueva Zelanda (Myliobatis tenuicaudatus). Esta águila marina realiza huecos en la arena, los cuales se utilizan para el estudio de las zonas de alimentación de este animal.

Victoria Bendall, de Cefas nos explicó que etiquetó rayas comunes (Dipturus batis) y recuperó etiquetas de 10 de los ejemplares etiquetados. El resultado del estudio del etiquetado mostró que las hembras son mucho más activas que los machos (tal y como pasa en los humanos, explico jocosamente). Los machos se pegan al suelo, mientras que las hembras se desplazan arriba y abajo por la columna de agua.

Samantha Simpson, de la Marine Biological Association, etiquetó 4 especies de rayas: la raya rubia o boca de rosa (Raja brachyura), raya (Raja clavata), raya bastarda (Raja microocellata), y la raya moteada (Raja montagui). Todas las especies muestran movimientos diarios arriba y debajo de la columna de agua, con frecuencia y velocidad similar jen las cuatro especies. Los movimientos los realizan entre el atardecer y la salida del sol, y se han encontrado diferencias entre las especies y sexos.

Michelle Heupel, del Australian Institute of Marine Science, nos mostró preciosas animaciones sobre los movimientos de los tiburones grises de arrecife (Carcharhinus amblyrhynchos), los punta plateada (Carcharhinus albimarginatus) y los toro (Carcharhinus leucas). De entre estas especies la mayor tasa de residencia se mostró en los grises de arrecife y la mayor tasa de conectividad en los toro. Hizo hincapié en que para realizar una buena gestión espacial es preciso considerar adecuadamente los patrones de movimiento de las especies involucradas.   



David Sims, del Marine Biological Association presentó el Consorcio para el Proyecto Global de etiquetado de tiburones (Global Shark Tracking Project Consortium), donde se combinan las bases de datos de etiquetado de tiburones pelágicos y de los datos obtenidos de buques pesqueros. Remarcó la importancia del trabajo conjunto realizado entre varias organizaciones, para entender los cambios en los patrones de movimiento de las especies. Uno de sus logros ha sido conocer que hay un 80 % de solape entre la distribución del marrajo y la tintorera con las zonas de pesca de los palangreros.

James Lea, de Guy Harvey también ha conseguido resultados similares de solape de zonas de distribución de tiburones tigre, con un 86% de solape con las zonas de operación de los palangreros fuera de las Áreas Marinas Protegidas, lo cual demuestra que los tiburones están sufriendo un gran acoso en las zonas entre santuarios. 

Christopher Bird, de la Universidad de Southampton, estudia los movimientos de los tiburones de profundidad, en particular de la pailona (Centroscymnus coelolepis), y ha constatado que los machos tienen mayor tasa de residencia que las hembras. Utilizó isótopos estables para determinar el uso del hábitat, dado que se encuentra diferente alimento en cada zona. Existe segregación sexual en la pailona, estando las hembras en las aguas más someras, lo que las hace más vulnerables a la pesca.

Continuando con las especies del océano profundo, Nicolas Pinte, de la Universidad Católica de Lovaina, ha estudiado las habilidades natatorias del tiburón negrito (Etmopterus spinax). Ha descubierto que los tiburones luminiscentes tienen una velocidad mayor que los no luminiscentes. Investigando esto a nivel enzimático, ha encontrado más actividad enzimática aerobia en los músculos rojos y blancos de los tiburones luminiscentes. Esto indica que tienen una velocidad de crucero mayor, necesaria para las migraciones verticales en la columna de agua, para poder permanecer a un nivel de luz ambiente constante.

La sesión del sábado comenzó con el primer ponente. Dean Grubbs, de la Universidad Estatal de Florida, que nos enseño a leer los artículos científicos de manera crítica. Algunos artículos muestran datos sombríos e incluso incorrectos, y el hecho de rebatirlos hace muy poco efecto. Este tipo de artículos incorrectos dirigen los recursos limitados para la investigación en direcciones no apropiadas, y pueden también proporcionar armas para los que se oponen a la conservación. El día continuó con charlas sobre especies de elasmobranquios amenazados.



Tanto Colin Simpfendorfer de la Universidad de James Cook, como Armelle Jung de Des Requinet Des Hommes están usando ADN medioambiental para obtener pruebas de la presencia de peces sierra en las aguas australianas y africanas (occidentales). Esta nueva técnica puede ser especialmente útil en zonas donde los laboratorios no se encuentran cerca.



Alec Moore del IUCN Shark Specialist Group, nos instó a aprender del desastre del tiburón sierra para proteger al pez guitarra, que está amenazado a un 70 % y clasificado como a falta de datos (data deficient) según la Lista Roja de la IUCN.

Continuando con presentaciones generales, James Thornburn de Marine Scotland, está inmerso en un profundo estudio sobre el cazón (Galeorhinus galeus). Las campañas d etiquetado han sacado a la luz la migración más larga de una hembra, de 3600 km, y estudios genéticos mostraron una población única de cazones en el Atlántico Nororiental.


Tom Letessier, de la Sociedad Zoológica de Londres desplegó 1100 BRUVs para identificar localizaciones de refugios de tiburones, mostrando que la distancia entre los refugios y los mercados humanos debe ser de al menos 1200 km para que no se afecte a los tamaños de los tiburones.

Oliver Jewell, que actualmente está en búsqueda de plaza para su tesis doctoral, ha utilizado una  nueva generación de biologgers (etiquetado de animales utilizando microelectrónica), además de datos de etiquetado para mostrar a tiburones blancos interactuando en bosques de kelp y arrecifes de agua fría para cazar focas que utilizan esos ecosistemas como lugar de protección contra los tiburones.

Felicie Dhellemmes de la Estación Biológica de Campo de Bimini ha etiquetado tiburones limón juveniles, y ha mostrado cómo según su personalidad se sitúan en la zona. Los tiburones que son más curiosos y exploran más tienen un rango de distribución mayor, y se pueden encontrar en aguas más profundas y más lejos de la costa. Hay algunos tiburones que toman más riesgos, lo que les lleva a una mortalidad mayor, pero también a una productividad mayor. La última sesión del día fue sobre dentición, y este tema resultó tener algunas de las imágenes más sorprendentes, así como con nuevas tecnologías.

Christina Flammensbeck, de la Colección de Zoología del Estado Bávaro, utiliza tip dating de fósiles (combinando datos morfológicos y moleculares) para mostrar que los tiburones perro (dog fish) tienen su origen hace 152 millones de años, y su luminiscencia tiene su origen hace 133 millones de años.

Charlie Underwood, de la Universidad de Londres, usa tomografía computerizada (TAC) para escanear el desarrollo de los dientes de los tiburones perro para mostrar su dentición única, la cual les permite alimentarse de comida de tamaño mayor, lo cual les da ventaja en ambientes fríos o de pocos nurientes.

Gareth Fraser, de la Universidad de Sheffield, ha buscado genes en dientes y dentículos de tiburones. El gen Sox2 se encontró en los dientes y en las papilas gustativas, pero no en los dentículos. Esto demuestra que ambos se desarrollan a partir de una doble función de células madre.
El domingo, el último día, estaba enfocado a la conservación. Sonja Fordham, de Shark Advocates, nos habló de CMS (sistemas de gestión de contenidos) e hizo hincapié en la necesidad de establecer cuotas de pesca.

Sarah Fowler, de la Fundación Save Our Seas, habló sobre las listas de CITES y piensa que las pesquerías regionales deberían incluirse como Autoridades Científicas, y que los países deberían  compartir sus NDFs (Non Detrimental Findings-Dictámenes de extracción no perjudicial) en el caso de migraciones de pesca entre diferentes países.

Ali Hood, de Shark Trust nos mostró altos niveles de desembarco de tiburones en el Mediterráneo, a pesar de la normativa: es el lugar más peligroso para los tiburones en Europa.

Adi Barash, de la Universidad de Haifa, busca por Facebook a buceadores locales y pescadores, pidiéndoles más información para recoger datos de las poblaciones de tiburones. Ya ha recogido 600 registros de 17 especies.

David Jacoby de la Sociedad Zoológica de Londres dio la presentación final de la conferencia, enfatizando en la importancia de la investigación sobre comportamiento para la gestión de las reservas de tiburones, determinando epicentros.

Ha sido una conferencia extremadamente buena, con 67 charlas en total, y también muchos posters. En la sesión de clausura se destacó la importancia de trabajo conjunto de diferentes organizaciones enfocado a los mismos objetivos.

Muchas gracias a la organización, Shark Trust. Gran trabajo.
El equipo de Shark Trust