miércoles, 16 de octubre de 2013

BUCEO EN LAS GALLETAS, TENERIFE


El buceo en las Islas Canarias es un lujo que tenemos al alcance de la mano. Con una biodiversidad única, las Islas Afortunadas nos ofrecen destinos asequibles y cercanos.

La crisis económica nos está afectando a todos, y por ello tenemos que apretarnos el cinturón en todos los aspectos de nuestra vida. El buceo es una actividad que se resiente cuando debemos hacer ajustes en nuestros bolsillos. Pese a ello no tenemos que prescindir de algunos “lujos”, existiendo destinos como este. Es posible que ya no podamos hacer viajes de buceo a mares lejanos, a paraísos del buceo, y sin embargo ahora podemos apreciar los paraísos que tenemos en nuestras costas.

Hace ya dos años que planificando nuestras actividades de buceo, hemos decidido no viajar a Asia, donde en los últimos años habíamos hecho algunas escapaditas de buceo a maravillosos lugares tales como Maldivas o Filipinas. Como alternativa nos planteamos ir a Canarias, donde nos iniciamos en el buceo hace algunos años. Aunque hemos buceado prácticamente en todas las islas, esta vez tocaba ir a Tenerife, a Las Galletas, un lugar del que nos habían hablado, por el buceo con tortugas, chuchos y angelotes. Tanto nos gustó el año pasado que hemos repetido.

Las Galletas es una población situada al sureste de la isla y perteneciente al municipio de Arona, muy cercana al Puerto de los Cristianos. Es un pueblo pesquero y tranquilo que tiene una marina muy agradable. Se puede pernoctar allí mismo o bien en Los Cristianos, donde la oferta hotelera es variada y para todos los bolsillos.
  


 
 
 La Marina del Sur, el puerto deportivo y pesquero de las Galletas desde donde se realizan muchas inmersiones con Ocean Deep Dive.

El buceo                   

Contactamos con Ocean Deep Dive (http://www.oceandeepdive.com/), uno de los centros establecidos allí, y la experiencia ha valido la pena. El centro de buceo tiene sus instalaciones en un pueblo cercano a los Cristianos, pero opera desde la Marina del Sur, en el Pueblo de las Galletas, donde existen servicios de duchas y endulzado de equipos. Cada día el personal del centro llega en furgoneta a la marina y se encarga de llevar allí los equipos, que se quedan de un día para otro en las instalaciones de los Cristianos. Así que la comodidad es total pues se ocupan de tu equipo y no tienes nada más que ir a la marina, donde se organizan las salidas. Estas se inician o bien desde lancha o bien se hace una excursión en furgoneta hacia los diferentes puntos de buceo accesibles desde playa, situados en toda la costa Este, desde Santa Cruz, pasando por la punta sur (Punta de la Rasca) y hasta la costa suroeste, hasta el municipio de Alcalá.

Existe un gran número de puntos de buceo disponibles, todos ellos muy interesantes. El buceo que hemos hecho durante las dos semanas que hemos pasado allí (una cada año) ha sido variado y sin complicaciones, con inmersiones desde las más sencillitas y a poca profundidad hasta inmersiones más profundas y que requieren algo más de experiencia. Y lo mejor de todo es que no hemos repetido inmersiones, quedándonos aún algunas pendientes para otra ocasión.

La política del centro de no sacar a más de 6 buceadores en cada inmersión, hace que la actividad del buceo sea tranquila y sosegada, permitiendo el disfrute al máximo.

El océano allí tiene un color azul oscuro, debido a la presencia de los fondos  de lava, y la temperatura del agua ronda entre los 20º en junio hasta los 22º en septiembre-octubre. Lo bueno es que se puede bucear durante todo el año pues en invierno la temperatura exterior es agradable y la del agua no baja de los 18º.

La presencia de los vientos alisios, que soplan fuerte en las islas en algunas épocas del año, a veces hace molestas algunas inmersiones, pero la logística del centro, con inmersiones en la práctica totalidad del sur de la isla permite siempre encontrar una zona resguardada de los vientos.

El paisaje subacuático es sugerente, con numerosas cuevas y coladas de lava, procedente de los volcanes de la isla.

El paisaje submarino de Tenerife presenta muchas cuevas y grietas entre la lava.



La cueva del tiburón es una caverna de amplias salidas llena de vida, u donde se pueden contemplar espléndidos contraluces.

La fauna

Las Islas Canarias presentan una fauna marina muy diversa y rica en especies. La variedad de peces es muy elevada, existiendo numerosos endemismos (especies exclusivas de la zona), tanto en especies pelágicas, como en especies costeras o de fondo.
Presenta unas características tropicales y templadas que nos permiten contemplar peces que habitualmente se encuentran en arrecifes de coral, como las “viejas” (que son un tipo de pez loro), así como peces ballesta (los “gallitos”), o peces trompeta, que no vemos en nuestras inmersiones en el Mediterráneo.
 Pez ballesta (Balistes carolinensis) o gallito. Este tipo de peces, de carácter tropical, son muy curiosos con los buceadores. Tuvimos unos cuantos mordisqueando mi pelo.


El pez trompeta (Aulostomus strigosus) es una de las especies tropicales más frecuentes de las islas.
 


La vieja (Sparisoma cretense) es quizá el pez más característico de Canarias. Presenta dimorfismo sexual, es decir, que el aspecto del macho y de la hmebra son muy diferentes en coloración. En la imagen vemos una hembra. Los machos son totalmente grises.

Además, por su carácter oceánico, se pueden ver cetáceos, grandes rayas (los “chuchos”), tiburones de fondo (los “angelotes”) y tortugas. Esto hace muy atractivo y exótico el buceo a los que estamos acostumbrados a la fauna del Mediterráneo.

El buceo con tortugas hace emblemática a esta zona de la isla. Se trata de tortugas verdes procedentes del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre del Cabildo de Tenerife, a donde van a parar los ejemplares encontrados enganchados en redes, enfermos o con lesiones. Tras la suelta de los ejemplares ya recuperados, muchos de ellos se quedan en las costas cercanas. Por ello en algunas inmersiones como la del Puertito, es posible encontrarse a la vez hasta con 6 ejemplares, para delicia del buceador.

Tortuga verde (Chelonia mydas) fotografiada en el Puertito. Son curiosas y confiadas.


En las costas canarias es posible encontrar poblaciones estables de rayas (pastinacas), de las cuales dos especies se pueden encontrar en la inmersión, el “chucho” negro, (Taeniura grabata), de gran tamaño, y la pastinaca más pequeña (Dasyatis pastinaca), de un color más amarillento. Es relativamente frecuente encontrarlas en la inmersión, aunque existen inmersiones específicas donde las prácticas de alimentación llevadas a cabo por los centros de buceo hacen que se pueden encontrar numerosos ejemplares, que se acercan mucho al buceador.



Un chucho negro (Taeniura grabata) caza crustáceos en la arena. Pueden tener hasta casi 2 m de envergadura los más grandes.




La pastinaca común (Dasyatys pastinaca) es la raya de menor tamaño que podemos ver en las islas.

El tercer icono de las inmersiones en esta zona es la presencia ocasional de tiburones ángel (Squatina  squatina). Este tipo de tiburón, en grave peligro de extinción, puede verse enterrado en los fondos arenosos de las aguas relativamente profundas. Es infrecuente verlos nadando, son inofensivos, y la interacción con el buceador es nula, pues suelen huir si se sienten intimidados.


El tiburón ángel o angelote (Squatina squatina) es una especie en peligro de extinción. Generalmente reposa  en el fondo. Este ejemplar es una hembra preñada.

La riqueza de las aguas canarias en rayas y tiburones ha animado a los conservacionistas canarios a proponer el establecimiento de un Santuario de rayas y tiburones en Canarias, como medida de protección para estos animales y para fomento del buceo con los mismos. Este video muestra los aspectos más importantes de la petición:  http://www.youtube.com/watch?v=41ywJDTERN8.

La cercanía de la zona al canal submarino de la Gomera y a las poblaciones estables de calderones, ofrecen la posibilidad de encuentros casuales con estos cetáceos, especialmente en la parada a bordo entre inmersiones, en la cercanía de la Punta de la Rasca. Nosotros tuvimos la suerte de encontrarnos con estos animales y pudimos fotografiarlos.

 
 
El calderón tropical o de aleta corta (Globicephala macrorhynchus) es una especie de cetáceo odontoceto de la familia de los delfines. También llamados ballenas piloto. Es impresionante poder sumergirse con ellos. Solo está permitido hacerlo en apnea y en cado se encuentros casuales de la embarcación con estos animales. La experiencia es espectacular.
 
 
 El grupo que habita en la zona del cañón de la Gomera es una familia de hembras y crías. Impresiona el tamaño que tienen cuando te sumerges con ellos.
 

En cuanto a los invertebrados, los amantes del macro y de los organismos pequeños, pueden disfrutar de la presencia de numerosas gambas en las cuevas del litoral de la zona. En particular, si el nivel de buceo es bueno y el grupo es reducido, te pueden llevar a ver una cueva llena de gambas y langostas de antenas denominada en el centro de buceo como “los bigotes”. Apenas puedo creer que estuve allí, arrastrándome un par de metros por su entrada angosta, para llegar a una caverna llena de estos animales.
 


Cigala canaria (Enoplometopus antillensis). Son curiosas y se asoman entre las rocas.



Gambas thor (Thor amboiniensis) en una anémona (Thelmatactis cricoides). Es divertido ir en busca de estas anémonas, que suelen estar en grietas y recovecos. Y si miramos con atención a veces tienen premio y podemos ver las gambitas.

Un premio que suelen obtener los buscadores de vida pequeña son las anémonas con o sin gambas, de brillantes colores, y algunas de enorme tamaño.


En la imagen vemos la típica anémona con un cangrejo araña (Stenorhinchus lanceolatus) y una gamba lady escarlata (Lysmata grabhami), que son inquilinos frecuentes de este tipo de pólipos.

Una de las experiencias que más me gusta es el buceo en bancos de roncadores (Pomadasys insicus), los cuales están presentes en muchas inmersiones siendo el tamaño del banco un indicador de la salud faunística de la zona.


Banco de roncadores  (Pomadasys insicus) a la salida de una cueva.

Las inmersiones

Existen numerosos puntos de inmersión, accesibles por barco o desde costa, operables desde las Galletas. Los más importantes o emblemáticos son las siguientes:

El Puertito

Esta inmersión, situada en las costas de la cercana población de Adeje, y cuya profundidad máxima es de 12 metros, es ideal para todos los niveles de buceo. Como el acceso desde playa es muy sencillo es muy habitual hacer los bautizos allí. Es una de las inmersiones más famosas de Tenerife. En este punto de buceo podemos observar fauna de arena y de pared rocosa, pero los animales más especiales de este lugar son las tortugas. En la zona vive un grupo de tortugas y es muy habitual verlas. Son muy amistosas con los buceadores y se acercan a curiosear. También es frecuente la presencia de chuchos alimentándose en la arena o reposando dentro de una bomba volcánica cercana.

Esta zona se ha recuperado actualmente de la plaga del erizo diadema y tiene carácter de microrreserva.

El Condesito

El Condesito es un barco que se hundió el 1 de Enero de 1972 entre Las Galletas y Los Cristianos (Cerca del faro de Punta Rasca). El barco transportaba un cargamento de sacos de cemento para la construcción de Los Cristianos, que ahora podemos ver solidificados en el fondo. Actualmente descansa sobre fondo de arena entre 6 y 18 m de profundidad.

La inmersión presenta mucha variedad pues, además del barco, se pueden observar y admirar las formaciones de columnas de basalto de la pared submarina junto al pecio. La profundidad de la inmersión oscila entre 15 y 40 m, por lo que es apta para todos los niveles.
 
 
El paisaje de columnas de basalto en la Punta de la Rasca es espectacular, y un paraíso para los amantes de la geología.


Como el pecio es ya antiguo, está muy colonizado y la vida marina es abundante, animada por la presencia de peces pelágicos.

Playa Paraíso

Es una inmersión en un macizo hundido, que llega a alcanzar los 26 metros de profundidad, pudiéndose hacer desde playa o barco. El paisaje entre rocas es espectacular y se puede llegar, si el consumo no es muy elevado, a una enorme ancla que reposa en el fondo.

San Juan

En esta inmersión se encuentran varios arcos de roca seguidos de una meseta rocosa donde se encuentra numerosa fauna marina a 20-25 m.


Los arcos de San Juan. 



Homenaje a Jacques Cousteau.
 

Abades

La bahía de Abades es una de las tres micro áreasmarinas protegidas de Tenerife.

Es una zona arenosa con presencia de sebadal y cuyo acceso se puede hacer desde costa. 

Punta Prieta

Situada en la localidad de Guimar esta zona es una de las tres microáreas marinas protegidas de Tenerife.

Esta inmersión puede ser para todos los niveles si el mar está en calma, ya que la entrada es bastante complicada si la mar esta picada. Se sigue una pared hasta llegar a una cueva llena de roncadores, que está a 35-38 m de profundidad dependiendo de las mareas. En el recorrido se pueden ver  multitud de gambas, fulas y morenas dejándose limpiar. Se pueden ver muchas morenas negras, picopatos, muriones, cangrejos ermitaños, pargos, caballitos de mar, ceriantarios, anémonas, gorgonias rojas, pejeperros, nudibranquios, bicudas, chuchos, angelotes y tembladeras.

Alcalá

Varias tortugas viven permanentemente en esta zona y la inmersión, que se realiza desde el muelle, consiste en bucear con ellas. Es una inmersión sencilla, con profundidades de hasta 12 m, por lo que es ideal para buceadores noveles.

El Caracol (las rayas)

Inmersión sobre un barco (REGASY III) yacente sobre la arena, cerca de unos campos de anguilas jardineras, muy cerca de la Marina de las Galletas. A una profundidad de unos 20 metros se pueden encontrar numerosas rayas, mantelinas y una tortuga, que vive allí de manera permanente. Hay un banco de roncadores en la zona. Es una inmersión muy concurrida de buceadores.

La montaña amarilla

Esta inmersión, junto a la Costa del Silencio, es una de las tres microáreas marinas protegidas de Tenerife.

El relieve es aquí muy sorprendente ya que la parte baja del volcán de la Montaña Amarilla se presenta en forma de estratificaciones de lava de distintos colores. Los materiales se han visto moldeados por el mar, de tal manera que la roca fundida aparece en múltiples formas, túneles, cuevas y montones de rocas.

Aquí es necesario huronear entre las rocas para encontrar morenas, viejas, fulas, pejeverdes y peces trompeta.

Microrreservas y microáreas marinas

Ya hemos visto la gran cantidad de biodiversidad y de puntos de buceo de la zona, y por ello la actividad de buceo es importante, y una fuente de ingresos para la zona.

Los centros de buceo, conocedores del rico medio en el que se sumergen, han alentado una gran idea para preservar y mantener pequeñas zonas de protección bajo jurisdicción local. Es una buenísima idea para evitar el coste de generar una reserva marina (ministerio y servicios centrales de por medio) y altos costes de gestión y vigilancia.

Es un modelo innovador de gestión costera, basado en áreas marinas protegidas de pequeñas dimensiones, impulsadas por las administraciones locales y asociaciones, vigiladas por los propios usuarios y destinadas a favorecer el desarrollo económico de múltiples sectores mediante el fomento de actividades turísticas y recreativas dentro del espacio. A su vez se potencia la actividad pesquera artesanal en las áreas adyacentes, la investigación y el desarrollo de toda la comunidad local y la cultura de la gestión mediante Áreas Marinas Protegidas (AMP). http://www.microareas.org

Dentro del proyecto M.A.R.E.S. (Manejo de Áreas Reservadas y Ecosistemas para la Sostenibilidad), en la zona del Puertito de Adeje, se han realizado labores de recuperación de esta zona natural.

Tras varios años de trabajo, la asociación Océano Sostenible, en colaboración con un centro de buceo local, ha conseguido recuperar el ecosistema original marino de la bahía del Puertito gracias a la eliminación y control del erizo de Lima, Diadema antillarum

La proliferación de la cobertura algal y la vuelta de especies imprescindibles para el buen estado del ecosistema, han sido fundamentales para la recuperación de distintos vertebrados e invertebrados que habían desaparecido de este entorno.

El desarrollo de este trabajo, sumado a la proximidad de una gran pradera de sebadal, Cymodocea nodosa, permiten que en la actualidad se estén controlando y siguiendo a seis tortugas verdes, Chelonia midas, en peligro de extinción.
http://oceanosostenible.org/es/proyecto-mares.html


Esta tortuga verde está siempre esperando a los buceadores cuando se sumergen en El Caracol. Una advertencia: si llevas algún pescado para alimentarla suele morder al buceador. Yo no recomiendo alimentar a los animales salvajes.
 
Como podemos ver, en esta zona la actividad del buceo se ha desarrollado de forma continua y sostenible y yo he podido aprender y disfrutar mucho de ello. ¿Quién dijo que no había paraísos de buceo cercanos?
 
 
Las vistas desde la Marina del Sur con el Teide al fondo.