sábado, 19 de octubre de 2013

LAS MANIOBRAS DE LA MARINA AMERICANA PODRÍAN MATAR A CIENTOS DE DELFINES Y BALLENAS


Esta afirmación nos pone los pelos de punta a los amantes del mar y de las criaturas que viven en él. Quizá estas declaraciones de los mandos de la propia marina las hacen después de que durante años se haya estado denunciando los problemas que provocan las maniobras navales en los cetáceos de todo el mundo, especialmente los episodios de varamientos masivos. Y si lo reconocen, ¿por qué no inventan algo para evitarlo?

Estas declaraciones de la armada americana se han publicado recientemente en los medios de Hawaii. Según ellas, las maniobras y pruebas militares podrían matar a cientos de ballenas y delfines y lesionar a miles de animales, como resultado de las detonaciones de explosivos bajo el agua. Esto se ha anunciado tras el informe de impacto ambiental realizado por los militares a finales de agosto.

La armada indica que los estudios se realizaron para la zona de la Costa Este de Estados Unidos, el Golfo de Méjico, el Sur de California y Hawaii, para el periodo de 2014 a 2019. Estas zonas son las más habituales para la realización de maniobras de la armada, aunque en todo el mundo se realizan maniobras de la OTAN.

Los estudios se realizaron a petición del Servicio Nacional de Pesca Marina de los Estados Unidos, para poder expedir el permiso para las actividades navales previstas. La armada no ha tenido más remedio que hacer estos estudios porque si no lo hiciese y se demostrara que posteriormente se han producido daños a los mamíferos marinos, dichas actividades navales deberían cesar. En nuestra opinión, es bueno que un organismo oficial pida cuentas a la armada previamente al comienzo de sus actividades, que se han demostrado ser altamente dañinas para estos animales. Pero, ¿harán algo al respecto?

La mayoría de las muertes se prevé que se produzcan a causa de las explosiones submarinas, aunque algunas pudieran producirse por causa de los sonares o por colisiones accidentales de los barcos con los animales.

Kevin Slates, el Director de Energía y Medioambiente de la Marina aseguró a los periodistas que la Armada utiliza simuladores para las maniobras cuando es posible, pero los marineros deben ejercitarse en condiciones reales, por lo que las maniobras son necesarias.

“Sin este entrenamiento real, nuestros marineros no pueden desarrollar ni mantener las habilidades necesarias para asegurar que las nuevas tecnologías pueden utilizarse de forma adecuada”, dijo Slates en rueda de prensa.

De acuerdo con los informes, los modelos matemáticos muestran que se podría matar 186 ballenas y delfines en las aguas exteriores de la Costa Este americana, y 155 en las costas exteriores de Hawaii y el Sur de California.

¿Y cómo lo han estimado? Pues según han dicho, han realizado las evaluaciones a base de contabilizar las horas de maniobras y prácticas con sonar, torpedos, misiles, explosivos y otros equipamientos militares, durante 5 años. Con estos datos los expertos han podido combinarlos con el conocimiento que se tiene sobre los mamíferos marinos, finalmente utilizando  modelos matemáticos para obtener las conclusiones.

Parte de las conclusiones, además de la previsión de muertes de animales, son que en las aguas exteriores de la Coste Este podrían producirse 11 267 percances serios con heridas y 1,89 millones de heridas menores, como es el caso de pérdidas temporales de audición. Los informes dicen que las maniobras y las pruebas militares podrían incluso causar modificaciones en el comportamiento de los mamíferos marinos, como por ejemplo interferencias en las rutas migratorias o en los desplazamientos locales, en 20 millones de ocasiones.

Estos resultados son solo de la Costa Este, pues en Hawaii y el Sur de California, los informes concluyen que las actividades navales pudieran causar 2 039 daños serios, 1,86 millones de daños temporales y 7,7 millones de ocasiones de modificaciones en la conducta de los animales.

La verdad es que la magnitud de los resultados marean un poco por sus elevadas cifras: las muertes son muchas, pero los daños, más o menos severos, son casi infinitos, teniendo en cuenta las poblaciones de estos animales en estas zonas.

Además algunos analistas estatales han dicho que la Marina pudiera estar subestimando el efecto de estas actividades sobre los mamíferos marinos. Por ejemplo, se ha citado un estudio realizado por científicos gubernamentales y del sector privado, que se acababa de publicar el mes anterior en una publicación de la Royal Society. Este estudio indica que los sonidos de frecuencia media producidos por el sonar pueden perturbar la alimentación de las ballenas azules, lo que puede afectar a la salud de los dichos ejemplares o de toda la población de ballenas, al modificar su trayectoria migratoria, lejos de los lugares donde se encuentra su alimento. Se han calificado estas actividades militares como simplemente no sostenibles.

Bajo esta perspectiva se presume un futuro bastante negro para los cetáceos de la zona estudiada, y en definitiva los de todo el planeta. Y si esto es previsible ¿no se puede hacer algo para evitarlo?. Posiblemente se puedan limitar las zonas de maniobras a zonas lejanas a las de migración de grandes cetáceos, pero posiblemente la afección a cetáceos sin trayectorias migratorias conocidas sigan siendo afectados.
 

En el programa de radio Al Otro Lado del Espejo se hace una entrevista a un profesional del uso de explosivos submarinos que podéis escuchar aquí: http://www.ivoox.com/al-otro-lado-del-espejo-n-47-audios-mp3_rf_2302035_1.html?autoplay=1. En el minuto 44 se comentan algunas protecciones para los animales cercanos a la voladura submarina. Posiblemente se pueda investigar en este sentido por parte de la Marina Americana para evitar los efectos que se han previsto.

En nuestra memoria queda el recuerdo masivo de varamientos de zifios en las costas canarias por causa de las maniobras militares de la OTAN en esas aguas. La presión popular en contra de las maniobras y para que se hicieran estudios sobre los efectos de los sonares fue importante, como puede verse en este video, en el cual se pueden ver los efectos directos en los zifios de aguas de Fuerteventura:  http://www.youtube.com/watch?v=lz2jcSBRSR8

Desde que se ha prohibido el uso del sonar en dichas maniobras en la zona, los varamientos parece que han cesado.  http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1420394

Y ya para los muy interesados en la publicación de la Armada Americana, en este link podéis leer el informe completo:


En este link podéis ver un informe anterior de la Marina Americana sobre los daños provocados a los cetáceos por los sonares navales, donde se habla de los varamientos de las Islas Canarias en 2002 y en España en 2006:



Este artículo se ha publicado en la Revista Acusub en el número de Septiembre de 2013